Filtros avanzados

Noticias destacadas

Destacadas
26 de Julio - 2016

El curso de Español en Cartagena, la tierra de García Má

Novedades
2015-07-03
Tu puntuación: Ninguno Average: 4 (13 votes)
La Utadeo trabaja en apuestas productivas para internos de Asomenores

Dieciocho estudiantes de Diseño Industrial de la Universidad Jorge Tadeo Lozano quienes cursaron durante la Escuela de Verano Utadeo Caribe el  taller “Diseño popular, cadenas productivas y construcción de paz”, presentaron en la tarde de ayer en Asomenores los resultaron de este curso que se constituyen en planes de negocio para los internos del penal, quienes fueron los beneficiarios de esta actividad académica.

El objetivo principal del curso es que a través del diseño industrial los estudiantes  realizaran una inmersión y acompañamiento a una comunidad vulnerada, en este caso los jóvenes en conflicto con la ley penal de Asomenores, para pensar juntos sus proyectos de vida. La intención fue brindarle a cada uno la oportunidad de explotar sus talentos y darle herramientas para cuando salgan de allí, puedan reintegrarse a la sociedad y aprovechar esa segunda oportunidad. Todo esto con innovación, creatividad y emprendimiento.

“Tuvimos la grata experiencia de tener un grupo muy armónico y complementario en habilidades, recursos y personalidades. Los diseñadores estaban realmente comprometidos con este bonito ejercicio e interesados en hacer de su proyecto de vida un diseño más social. Trabajamos en torno a cinco cadenas productivas como carpintería, artesanía, sastrería, panadería y patios productivos”, explica la francesa Estelle Vanwambeke, coordinadora del taller.

La Rectora  de la Utadeo, Roxana Segovia, fue la encargada de realizar la apertura de la actividad en la cual se hizo una muestra de los productos trabajados durante 3 semanas. “El grupo de tadeístas, luego de convivir con las realidades de los cartageneros y de los jóvenes de Asomenores, pudo construir productos con materiales que muchos considerarían de desecho, demostrando así que a partir de ellos, también se pueden generar procesos, construir diseños y cadenas productivas”, explicó.

Un interno de Asomenores de 19 años, contó que se siente muy motivado de haber hecho parte de esta experiencia porque explorar sus talentos y habilidades en la carpintería le permitió pensar en un futuro diferente para él. “Aprendí a innovar en mis diseños. Ahora sé hacer artesanías en madera como repisas, relojes, muebles, camas y mi sueño es montar mi negocio cuando salga de aquí”, dijo. 

“La Champletería” fue uno de los proyectos presentados, que consistía en la producción de coloridas chancletas con un concepto inspirado en el gusto que manifestaron los jóvenes de Asomenores en torno a la champeta y la chancleta, motivándolos a integrar las dos ideas en cada par de zapato realizado.

El tadeísta Felipe Gutiérrez explicaba que inicialmente se realizaron diferentes actividades para generar unos vínculos de confianza con los internos, luego encuentros de saberes para conocer sus habilidades y lo que les gusta, para finalmente encaminar el proyecto apuntando a que se pudiera comercializar y convertirse en una oportunidad económica real para ellos, que es lo más importante. “Fue muy interesante verlos felices realizando los productos, con sueños y aspiraciones para cuando sean libres. En realidad muy enriquecedor este proyecto”, agregó.

Julian Páez, participante del proyecto “PlanTuPaz” compartió su experiencia: “Nosotros llegamos a desarrollar este proyecto luego de encontrar un avance en el patio productivo creado por el curso de la Escuela de Verano 2014 y a partir de ahí, planteamos la idea de hacer patios verticales; los muchachos de la institución respondieron con diseños de cómo les gustaría que fuera y llegamos al producto final luego de unificar todos los conceptos. Nuestro legado como diseñadores industriales fue el haber compartido nuestros conocimientos y el de los jóvenes, quienes tendrán este sistema de aprendizaje para que ellos repliquen en cualquier espacio donde estén. También les ayudamos a construir un sistema de riego por goteo, y quedó adecuado dentro de los muros verticales del patio". 

Otro interno del penal explicó que lo más interesante fue el hecho de soñar con un futuro mejor para ellos. “Cuando uno está en esta vida piensa que todo está terminado, que no habrá oportunidad para uno. Con este proyecto volvimos a pensar en ser aceptados, en cambiar nuestra realidad y nuestro entorno con nuestro trabajo. Me siento capaz”, dijo.

 

Una estudiante internacional 

María Inés Leal, estudiante de Master en temas de Innovación para la Justicia Juvenil Restaurativa de la EM-Lyon Business School, y quien se encuentra realizando su pasantía con las asociaciones ACJ en Bogotá y Asomenores, presentó el trabajo que ha adelantado desde hace 2 meses que se encuentra en Colombia, el cual consiste en analizar las problemáticas sociales de esta población y estudiar qué posibles soluciones les dan los jovenes y sus familias a éstas.  

Es así como pudo acompañar al grupo de diseñadores de la Utadeo y a los jóvenes en riesgo de Asomenores, propiciando un diálogo interdisciplinario e intercultural muy fértil que, sin lugar a dudas, benefició al proyecto.

 

El Colegio del Cuerpo

Interpretando fragmentos de la obra “Flowers for Kazuo Ohno”, el Colegio del Cuerpo realizó el cierre del evento. Se trató de un tributo a 6 manos por parte de Álvaro Restrepo, director de la compañía, junto con la codirectora, Marie France Delieuvin y el subdirector artístico y pedagógico, Ricardo Bustamante.

La obra  rinde homenaje a dos grandes creadores contemporáneos: Kazuo Ohno, uno de los padres de la danza Butoh, llamada también danza de las tinieblas y al gran poeta y cantautor canadiense, Leonard Cohen, cuya música es la atmósfera sonora de toda la obra

Álvaro Restrepo, Director del Colegio del Cuerpo realizó una intervención antes de la presentación de los bailarines, en la cual invitaba a los internos a que pensaran en una danza como una posibilidad de salir adelante y mencionó casos de cómo su institución ayudaba a transformar la vida de niños y jóvenes, quienes habían empezado a sentir la danza como un arte de expresión y un camino a ser felices con lo que hacen diariamente.

Así mismo, convidó a los internos a que empezaran a mentalizarse hacia el futuro y que comprendieran que su situación es momentánea, y que podría mejorar dependiendo de las decisiones que tomen.    

 

El blog

Los 18 estudiantes del curso fueron documentando día tras día el trabajo que realizaron. Con fotos, videos, vivencias y trabajo en equipo, los tadeístas dejaron contada una experiencia que para muchos, por no decir a todos, les permitió cambiar su forma de ver la vida. 

Consulte aquí el blog. 

 

 

Fotos
0