Destacadas
Utadeo recibe nueva patente por mesa portable y desarmable para animación
Lunes, Octubre 19, 2020
Compartir en
Este dispositivo se convierte en la patente número 13 en ser concedida por la Superintendencia de Industria y Comercio a la Universidad. La mesa permite que el estudiante se aproxime, de manera sencilla, al dibujo analógico, estando en cualquier espacio y brindándole libertad de movimiento al realizar el trazo, gracias al disco giratorio que tiene en la parte superior.
Por: Emanuel Enciso Camacho - Fotografías: Alejandra Zapata y Jesús Alejandro Guzmán

Durante los primeros semestres, tener una experiencia háptica, es decir, a partir del tacto, con el trazo y las deformidades del dibujo, resulta clave para comprender las bases de la animación, más allá de las explicaciones que se dan de esta a partir de lo digital. Precisamente, desde la incursión de Disney en el mundo de la animación, a principios del Siglo XX, las mesas de luz se convirtieron en un elemento fundamental para la producción de animación, al facilitar y potenciar el dibujo, así como a la hora de perfeccionar los bocetos y las secuencias.  Sin embargo, en el ámbito formativo, exceptuando a Utadeo, que cuenta con talleres especializados como Anita Lab, son pocas las instituciones que enseñan animación y que cuentan con estos espacios, por lo que la enseñanza tiene que hacerse de manera atípica, al tiempo que el tamaño de estas mesas dificulta el aprovechamiento del espacio.

Consciente de esta realidad, que ha vivido como profesor pero que también experimentó como estudiante, Jesús Alejandro Guzmán, del Área Académica de Diseño Visual e Interactivo, en conjunto con el profesor Diego Felipe Ríos Arce, trabajaron en una mesa de luz portátil, apta para trabajar dibujo y animación de manera adecuada, con condiciones dferenciales en términos de instalación y montaje, dada su estructura modular, que permite transportarse a cualquier lugar, sin importar que el sitio esté adaptado o no bajo las lógicas de un taller.

“Dando clases, la animación era vista desde una integración entre lo digital con lo análogo. Se daban las bases de animación en un salón de computo, lo que generaba dificultades en el aprendizaje y en mi efectividad como docente”, comenta Guzmán, al recordar que, por ejemplo, en algunos momentos, debía adaptar los espacios donde se coloca el teclado, en las mesas, para poder enseñar dibujo.

Las piezas de la mesa son desarmables y de fácil transporte

El primer modelo, de los siete que se desarrollaron antes de obtener el prototipo final, lo construyó Guzmán, en 2008, a partir de un tablero de ajedrez y usando el acrílico de una carpeta de tapa dura. Posterior a ello, comenzó a pensar en las dimensiones y en la modularidad de la mesa, para lo cual llevó a cabo pruebas con el Semillero de Animación, con modelos construidos en cartón industrial. Ello le permitió adaptar el prototipo en términos de la proporción, el ángulo y el método de ensamble. Luego de esto, se contó con una mesa construida en madera mdf, pero con un área visual reducida. Por eso, en conjunto con Ríos, llegaron a la conclusión de no solo utilizar el área circular interna de la mesa, sino también adaptarle un sistema de giro, el cual, en su parte superior, tendría un cuadrado grande con una superficie igual a la mesa, logrando así un área útil de iluminación de 30 centímetros, perfecto para fijar una hoja de papel de tamaño carta, con solo utilizar una regla de animación o cinta de enmascarar.

Fue así como se logró una mesa de ensamble modular de 30 centímetros cuadrados, con componentes similares a las piezas lego, que no requieren ningún tipo de tornillo para su armado, pues pueden desarmarse fácilmente, a tal punto que se logran transportar en un morral común.  La mesa permite ciertos grados de inclinación que se ajustan a la ergonomía de quien está dibujando, posibilitando que, debajo de ella, se instale una luz led corriente, que incluso puede llegar a ser la linterna de un celular.

La parte superior de la mesa está compuesta por un disco giratorio que se pega a una superficie cuadrada transparente de acrílico, mientras que las paredes laterales fueron construidas en MDF. De esta manera se garantiza una direccionalidad adecuada de la luz. La rotación del disco, por su parte, posibilita que se cambie de ángulo para el dibujo, sin necesidad de forzar la mano.

 La mesa está compuesta por un disco giratorio que se pega a una superficie cuadrada transparente de acrílico, facilitando la movilidad de la mano en la ejecución del trazo.

De acuerdo con Guzmán, la mesa no solo serviría para quienes realizan animación, sino también para quienes trabajan dibujo en otras áreas del arte. De igual forma, el dispositivo tiene una forma de construcción muy simple que solo necesitará del plano de armado y una cortadora laser para modelar las piezas. Esto, por ejemplo, daría la posibilidad de que el estudiante desarrolle sus prácticas de dibujo en su casa.

Aunque en la vigilancia tecnológica que se hizo frente a este dispositivo se encontró que en el mercado existen mesas modulares que se pueden transportar, estas tienen funcionalidades diferentes. De igual forma, la invención de los tadeístas, desde su sistema de disco giratorio y traslucido, es único hasta el momento, en términos del trabajo práctico que se hace con la luz. Otra de las ventajas únicas de esta mesa es que no implica la conexión con elementos eléctricos activos, pues la luz led se puede remover fácilmente del dispositivo.

Hasta el momento, el dispositivo se ha testeado con los estudiantes del Semillero de investigación en Animación, así como con estudiantes de primer semestre de esta carrera, encontrando que hay una funcionalidad adecuada y se optimizan los espacios de aprendizaje, al no contar todo el tiempo con el laboratorio, lo cual supone un aumento considerable en la producción que podría hacerse durante las clases y el trabajo independiente.

Los estudiantes se sienten cómodos y no se pierde la capacidad de trabajo. Los resultados han sido muy prácticos, pues se ha utilizado durante tardes enteras, sin experimentar cansancio físico ni problemas ergonómicos”, destaca Guzmán.  

Otra de sus particularidades es que, en esencia, su fabricación es bastante económica. De acuerdo con Guzmán, una mesa hecha al detal podría costar aproximadamente 50.000 pesos incluyendo la luz led, mientras que al poder serializarla y comercializarla, el precio final podría estar entre 30.000 a 35.000 pesos. Ello, por supuesto, sería de gran ayuda para los estudiantes que se aproximan al dibujo análogo o que, por diferentes condiciones, no tienen la posibilidad de desarrollar procesos de dibujo mediante tabletas gráficas, pues estas pueden estar por encima de los dos millones de pesos.

Todos estos méritos llevaron a que, el pasado 30 de septiembre, la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) otorgara, mediante la resolución No. 61648, la patente de invención a Utadeo, por el diseño de esta mesa, que tendrá una validez hasta el 19 de noviembre de 2038. El proceso fue un trabajo conjunto entre nuestros profesores tadeístas, la Dirección de Investigación, Creación y Extensión (DICE) y la Dirección Jurídica de la Universidad.

“Se siente muy bien saber que una idea que se tenía termine siendo algo que tiene sentido, no solo desde lo práctico sino también desde lo temático. Al tener la patente y saber que esta idea puede salir a la luz, es lo más satisfactorio, pues lo más importante es que los estudiantes lo puedan aprovechar”, expresa, con emoción, Guzmán, quien señala que, con la patente, será más fácil buscar a un aliado estratégico que posibilite la comercialización del dispositivo, teniendo como ventaja que no se requiere mayor desarrollo tecnológico para llevarlo a cabo. 

De igual forma, el profesor tadeísta indica que esta patente, la número 13 para nuestra Universidad, abre el camino para pensar en la animación como un área fértil para la invención de productos con valor agregado, que posibilite el desarrollo tecnológico del hacer profesional, pues, dice, aún hay un mundo de sistemas y artefactos que se pueden prototipar.

Consulta aquí la resolución emitida por la Superintendencia de Industria y Comercio