Así sería un mundo pensado desde y para las mujeres

Así sería un mundo pensado desde y para las mujeres

Destacadas
Así sería un mundo pensado desde y para las mujeres
Viernes, Agosto 3, 2018
Compartir en
Fotografías: Alejandra Zapata
Nos cueste o no reconocerlo, el mundo está construido para los hombres. Por esta razón, Sam Richards, de la Universidad de Pennstate, se dio a la tarea de pensar un mundo en que el pene no es el centro de las relaciones.

No es solo cuestión de quién gobierna o quién tiene el poder, el “estándar masculino”, ese principio bajo el cual los hombres son más reconocidos y tienen primero la palabra, infiltra los momentos más básicos y cotidianos de la vida, como el sexo.

Quizás no nos damos cuenta, pero las relaciones sexuales que vivimos están diseñadas para satisfacer a los hombres, no a las mujeres. Tan solo un 25 % por ciento de ellas son capaces de llegar a un orgasmo por medio de la penetración. Para el otro 75 % el sexo desde una perspectiva masculina es insatisfactorio y requieren de otras formas de estimulación para conseguir un orgasmo. Las discusiones y chistes sobre la importancia del tamaño, son solo otro ejemplo del “estándar masculino”.

Y este es el escenario más equitativo que se puede imaginar. No estamos hablando de situación económica o roles dentro del hogar, son dos cuerpos desnudos en una cama.

Sam Richards, profesor de sociología en Pennstate University, estuvo de visita en Utadeo y reconoció que al hablar de sexo solo se reconoce aquello en lo que se ve involucrado el pene. De hecho, la relación sexual acaba una vez se consigue la eyaculación del hombre. Un fenómeno que el sociólogo define como “el pene necesitado”.

¿Dónde queda el papel de la mujer en todo esto? Richards es enfático: como un objeto. Aun así, no es un asunto biológico, se trata de la forma como se han construido las relaciones en nuestros países y por eso es posible aventurarse a pensar en otros contextos.

¿Qué pasaría entonces si las mujeres dominaran cada mínimo aspecto de la vida? Según el sociólogo, el sexo sería muy diferente. No sería algo rápido y brusco sino algo mucho más lento, más sensual y coqueto, que podría empezar, incluso, días antes.

Esto resulta importante para entender cómo funciona la inequidad. No se trata simplemente de incluir a la mujer en escenarios masculinos sino de repensar la manera como construimos la sociedad y reconocer que la perspectiva de ambos géneros debe ser tenida en cuenta. No es necesario que una mujer opere su clítoris para sentir placer al momento de la penetración, basta con que el hombre entienda cómo funciona el cuerpo femenino y amplíe su idea de placer sexual.

La charla de Richards, llamada The Needy Penis, hace parte de una estrategia adelantada por Utadeo y la Oficina de Relaciones Nacionales e Internacionales de la Universidad, para generar diálogos en torno a asuntos de género, iniciada como respuesta al feminicidio de la estudiante Paula Melissa en el mes de mayo.

Sabemos que hablar de inequidad resulta incómodo, no solo porque implica ponerse en los zapatos de otro sino reconocer los privilegios que tenemos. Por eso, la intención fue mostrar cómo se ven las relaciones desde otra perspectiva, imaginar cómo sería el mundo desde y para las mujeres.

Fotos

Reconocimiento personería jurídica: Resolución 2613 del 14 de agosto de 1959 Minjusticia.

Institución de Educación Superior sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional.