Filtros avanzados

To prevent automated spam submissions leave this field empty.

Boletín Diciembre 2018

Sábado 01 de Diciembre 2018

 

La condición humana, marcada por graves contradicciones al tiempo que, por una dignidad intrínseca, busca caminos adecuados de expresión en la armonía, la belleza y el silencio. La esencia de la música como lenguaje sugiere una forma de vida radicalmente transformada por la audición y la elevación de nuestras aspiraciones y actos. En la elaboración de la melodía, el ser humano avanza en la tarea incompleta que es él mismo. La música es, simultáneamente, creación y fuerza creadora.

La Navidad, punto de encuentro para los hombres de buena voluntad, es época propicia para revivir esta experiencia espiritual de la escucha y la alegría, de la eclosión de un mundo diferente y de unas opciones éticas conformes a los más altos logros de nuestra civilización. Corresponde despejar la hojarasca del consumo frenético y del exceso de luces artificiales y plástico, para descubrir el gozo de un tiempo que puede hacernos más humanos, más profundos y más reales. Navidad es momento de gracia para todos, si hay en la interioridad humana la disposición al llamado de lo Sublime y lo Santo, en los distintos nombres que hemos llegado a darle.

El cristianismo, en particular, celebra en este tiempo la encarnación del Hijo de Dios y con esta afirmación queda claro que el misterio de lo divino estará ahora y siempre ligado a la concreción de nuestra historia y a nuestro accidentado itinerario en búsqueda de sentido y de luz. Lo humano ha sido asumido en lo divino y lo divino obrará en nuestra carne, según la antigua expresión de los Padres de la Iglesia. La gravedad de este hecho dará su peso a todos los gestos humanos en su valor trascendente y eterno: de la obra humana en el mundo quedará sólo aquello que mejor exprese lo divino y el amor que todo lo redime. Más aún, en el sacramento originario que es Cristo están contenidos la belleza y el dolor del mundo y ese misterio insondable que es el ser humano, contradictorio y débil, pero siempre amado. Allí donde un ser humano ha llorado o reído, o ha compuesto la más bella música de su dicha, rebeldía o desesperación, la encarnación del Verbo ha estado presente con un inusitado poder y gloria. Nada ha sido ajeno para Dios y nunca el hombre ha estado verdaderamente solo.

La música de estos días no es, entonces, simple trasfondo estacional sino la proclamación decidida de una experiencia interior que subvierte la historia y nos devuelve a lo pequeño y humilde como fundamento de la nueva humanidad. En la fragilidad de un niño reside la gloria eterna de Dios. En la pobreza, la mayor apertura al amor. Y en la ternura, el fin de la violencia.

Las grandes obras que escucharemos son el reflejo de este anhelo en la maestría de los mejores compositores que pusieron su arte al servicio de una experiencia de fe, en diversas épocas y diversos horizontes conceptuales. Todos ellos confluyen en una cita ante la humildad del pesebre que demuele el abuso del poder y la agresión y nos sitúa frente a la más noble de las ocupaciones humanas: atender al pobre y desvalido y ser útiles al alivio y a la superación del dolor y la ignorancia. Dios se hace sutil sugerencia al oído en cada pieza musical: la música de Navidad es quizás la permanente tarea del corazón humano para mantener viva la esperanza.

Pbro Martín Gil
Asesor Emisora HJUT 106.9
Director Biblioteca Seminario Mayor

Para este fin de año y comienzo de 2019 ofrecemos a los oyentes una variada programación con algunas de las mejores celebraciones musicales de navidad en diferentes regiones del mundo en los programas Música Nocturna, lunes a viernes, 11:00 p.m. y Sala de Música, amigos de la HJUT, lunes a viernes 11:00 a.m.

Compartimos algunos de los mejores programas del Archivo HJUT y los programas habituales de los colaboradores en una producción que busca ser una buena compañía para ustedes en tiempos de navidad y año nuevo.

Buena navidad y buen año les desea la HJUT 106.9

Ver boletín