Instituto Confucio

Somos una alianza entre el Ministerio de Educación de la República Popular China y la Universidad Jorge Tadeo Lozano.

Nuestra misión es difundir y promover la cultura de China a través de cursos y eventos. 

Mi experiencia en el Campamento de Verano en China 2017

Mi experiencia en el Campamento de Verano en China 2017
Compartir en
Fotos: Silvia Valentina Muñoz

Tener el privilegio de estar en uno de los países más importantes del mundo en materia comercial y de negocios para mí fue todo un reto.

Mi experiencia comenzó en la Universidad de estudios extranjeros de Tianjin, en donde tuve la grata oportunidad de recibir clases de mandarín (chino) y, paralelo a esto, poder visitar diversos lugares de gran importancia cultural en ese lugar.

Tianjin es una ciudad imponente, tiene una arquitectura maravillosamente moderna, con influencia Europea.

Lo anterior lo evidencié con mi visita al “Barrio Italiano” y a la “Calle Cultural”. Lugares coloridos, tanto en el día como en la noche con sus luces fulgurantes.

También es curioso encontrar diferentes clases de puestos de comida donde se encuentra el tradicional alimento llamado “Máhua”, entre otras delicias propias de China.

Las personas que conocí durante esta experiencia son representantes de una gran sociedad. Su calidez humana y su actitud acogedora me mostraron lo diversa que es su cultura, no siendo perfecta, pero aun así un ejemplo a seguir.

Debido a su gran desarrollo económico, Tianjin tiene una historia que para mí fue de gran importancia conocer, escuchando testimonios de personas nativas y de diferentes lugares de China.

La comida China es muy colorida, con características muy variadas, porqué puede ser de sabor dulce, picante, salado o amargo; teniendo texturas muy suaves y ásperas.

Con respecto a esto, para mí fue muy difícil adaptarme a los palillos Chinos para poder consumir la comida, porque hay alimentos muy grandes y se requiere de gran habilidad para hacer buen uso de estos palillos, pero poco a poco con la práctica y viendo a las personas utilizarlos pude afrontar este gran reto. 

Por último pero no menos importante, las clases para mí son la base sólida que me permitió desarrollar mis habilidades comunicativas en este país, acompañadas de las visitas culturales, fueron el complemento perfecto para mi gran avance en el aprendizaje de este idioma.

 

Silvia Valentina Muñoz Rivera.

Estudiante de Comercio Internacional.

Universidad Jorge Tadeo Lozano.