Noticias destacadas

Destacadas
05 de Julio - 2018

Esta monteriana de nacimiento pero cartagenera de corazón conoce cada metro cuadrado del campus del Anillo Vial. Su labor va más allá de administrar los recursos de la planta física de la sede, pues se ha convertido en la amiga, confidente y hasta protectora de las generaciones de tadeístas que allí han pasado.

Rodrigo Arteaga, veinte años dedicados al patrimonio arquitectónico de Cartagena

Destacadas
Rodrigo Arteaga, veinte años dedicados al patrimonio arquitectónico de Cartagena
Compartir en
Jueves, Junio 28, 2018
Profesores
Fotografías: Archivo personal y Simón Sánchez - Oficina de Comunicación

Si alguien conoce de patrimonio arquitectónico en Cartagena y de la historia de Utadeo Caribe ese es el tadeísta Rodrigo Arteaga. Así lo demuestran sus 23 años como egresado, profesor y uno de los académicos más reconocidos de la capital de Bolívar en materia de restauración.

Corría el año de 1987 cuando este cartagenero criado en Pereira sintió la necesidad de retomar sus raíces, tras haberse graduado del bachillerato, razón que lo llevó a volver a su tierra natal y estudiar la historia cartagenera y del arte, áreas que lo apasionaban desde que se encontraba en el colegio.

Para ese entonces la sede de Utadeo Caribe, ubicada en el Claustro La Merced (antiguo Palacio de Justicia), ya contaba con diez años de trayectoria y empezaba a posicionarse como líder a través de sus programas de Arquitectura, Biología Marina, Turismo y Comercio Exterior.

Rodrigo Arteaga (izquierda) en la Universidad, hacia 1992 con Carlina Lozano, Paulina Puello y Lina Acosta

Para Arteaga, las palabras patrimonio y restauración las escucharía por primera vez en Utadeo, cuando tomó la decisión de estudiar en nuestra Universidad, luego de las buenas referencias dadas por sus amigos y su hermano, quien también es tadeísta.

Arteaga recuerda que, para ese entonces, la vida universitaria era de integración y que cada profesión formaba la personalidad de los estudiantes. Por ejemplo, los estudiantes de Turismo se ubicaban en la plazoleta, mientras que los de Arquitectura paseaban sus planos por la sede y pasaban todo el tiempo en la “pecera”, una especie de pasillos adaptados como salones de clase cuyas divisiones eran en vidrio. Mientras tanto, los biólogos, a los que denomina con cariño como los “más raros”, vivían rodeados de baldes llenos de agua.

Pero probablemente la fecha más esperada por los tadeístas de la época era la elección de la “Chica Simpatía”, un certamen de cuatro días, en el que esta seccional se convertía en el centro de atención de la vida universitaria cartagenera, al tener un desfile de coches y una fiesta de coronación.

Foto de las participantes a Chica Simpatía - Utadeo Caribe 1995

De esa época dorada, son muchos los profesores que marcaron una impronta en la vida profesional de Arteaga, pues la mayoría de ellos eran los mejores arquitectos locales, entre los que se destacan Eduardo Méndez, Martha de Méndez, Eduardo Polanco, Eduardo Hernández, Arturo Hernández, Humberto Barona, Scarling De León y Luis Mercado.

Tras cinco años de estudio y dos más de investigación, Arteaga logró sacar avante su trabajo de grado, cuyo tema, un tanto polémico, abordó la problemática de las nuevas edificaciones en el Centro Histórico de Cartagena, a propósito de la inserción de la Pirámide en el Museo de Louvre, que se llevó a cabo a finales de 1989.

Grado de Rodrigo Arteaga como arquitecto. Entrega el diploma el rector Augusto de Pombo Pareja (1994)

Tras graduarse en 1994, su vida profesional inició precisamente en el área de la restauración arquitectónica, de la mano de Alberto Herrera, primer egresado tadeísta de Arquitectura, con quien trabajó proyectos en plazas, casas privadas y la Casa de la Moneda. Dos años después, su sueño de convertirse en profesor de historia se hizo realidad al ingresar como docente de cátedra en Utadeo, y unos años más tarde, se convertiría en profesor de la Escuela Taller Cartagena de Indias, donde impartió asignaturas como Historia de Cartagena y de Dibujo.

Desde 2009 es profesor de planta de Utadeo, lo cual dice, le generó un “cambio de chip”, pues no solo fortaleció sus competencias en la administración docente sino también en la investigación, función, que confiesa, al principio no era de su mayor agrado, pero que, con el tiempo, aprendió a amar, a tal punto que ya no se ve por fuera de ella.

Rodrigo Arteaga en Clase visita al Claustro de Santo Domingo - Escuela Taller Cartagena de Indias 2008

Hoy sus principales intereses académicos se centran en la apropiación social del patrimonio arquitectónico en niños, aspecto en el que desarrolló su investigación de maestría, aplicado a la Bahía de Cartagena como paisaje cultural, al tiempo que se ha interesado por el patrimonio desde su valoración histórica, especialmente en el siglo pasado, época de la que ha estudiado la importancia del mobiliario en la élite republicana, y ahora, desde el contexto en el que se desarrolla el patrimonio moderno de los cincuentas y sesentas: “Los arquitectos creemos que el mundo solo radica en lo material, pero trabajar con lo intangible de la mano de diseñadores gráficos e industriales y publicistas implica ver la historia en oficios, quereres, manifestaciones culturales y desarrollos sociales”, menciona Arteaga al reconocer la importancia del trabajo interdisciplinar a la hora de enriquecer los conocimientos y las múltiples miradas.

De igual manera, como parte del desarrollo de sus estudios de doctorado, Arteaga adelanta un estudio comparativo sobre la banalización del patrimonio en Cartagena y La Habana.

Primera Promoción de la Especialización de Conservación y Restauración del Patrimonio Arquitectonico 

Utadeo, líder en patrimonio arquitectónico de Cartagena

El programa de Arquitectura de Utadeo fue el primer pregrado de su tipo en abrirse en Cartagena, situación que, durante años, le permitió a la Universidad estar a la vanguardia y consolidar su liderazgo en patrimonio arquitectónico y en urbanismo y planificación urbana de la ciudad, incluso, en el Gran Caribe, convirtiéndose en epicentro de la investigación en arquitectura de la región, con la realización de foros internacionales que contaron con la presencia de destacados exponentes de la Arquitectura provenientes de la Unesco, Icromos y el Centro Internacional de Estudios para la Conservación y la Restauración de loa Bienes Culturales (ICCROM).

Ruta BURODAP - UTADEO Workshop Ciudadades Resilientes, en La Habana (Cuba)

Allí, personajes como Augusto de Pombo, uno de los primeros rectores de Utadeo Caribe, así como Francisco Ángulo, quien durante más de quince años fue decano de Arquitectura en esa seccional, llevaron a Utadeo Caribe a ser pionera en este tipo de estudios, que en un inicio, atrajeron a estudiantes no solo de Cartagena, sino también de los diferentes departamentos de la Costa Caribe.

Así mismo, a finales del milenio, los profesores tadeístas entraron en contacto con el Centro de Conservación, Restauración y Museología de La Habana, logrando conexiones en materia académica y de investigación entre ambas instituciones, que dio como fruto la Especialización en Conservación y Restauración del Patrimonio Arquitectónico, que el profesor Arteaga coordinó.

Archivo Arques en la Biblioteca de Utadeo Caribe

También, a través de espacios como Arques, Utadeo Caribe se ha comprometido con la conservación del patrimonio arquitectónico cartagenero, al tener en su repositorio una colección de trabajos de grado y planos que dan cuenta de la historia de los últimos cuarenta años de “La Heroica”. Actualmente, se busca que estas memorias puedan ser puestas al servicio de todos los ciudadanos, a través de la digitalización de este repositorio: “Los tadeístas que conozco siempre están en la construcción de nuevas metas y hay gente que le ha ido muy bien. Por ejemplo, muchos de los profesores de otras universidades que dictan Arquitectura en el Caribe son egresados tadeístas. Hemos logrado unas posiciones muy importantes en el campo de la arquitectura, el turismo local y el comercio, y ahora en la comunicación y el diseño”, sostiene Arteaga al tratar de definir la impronta que Utadeo Caribe ha dejado a los cartageneros.

Exposed filters: