Ponencia de Laboratorios Vivos fue presentada en Congreso de Antropología

Destacadas
Tipo de convocatoria: 
Externa
Investigadores
2017-06-12
2017-06-12
Fotografías: Jorge Campos - Laura Vega / Oficina de Comunicación

Liz Mary Velasco con tan solo 12 años de edad se ha convertido en la directora del primer periódico en la historia de Clemencia (Bolívar). Ella, junto con otros niños de 15 y 16 años han despertado su instinto periodístico, a tal punto que crearon un colectivo de comunicación, donde se producen contenidos para radio y televisión comunitaria, así como vídeos para un canal de YouTube que recientemente crearon, informando a la población sobre las noticias del municipio, al tiempo que se presenta una franja cultural de champeta y la cultura de los picó, conducida por Yuliana Salcedo, que ha trascendido hasta llegar a la programación de Radio Nacional de Colombia.

Este, tan solo es uno de los más de 600 ejemplos en los que Laboratorios Vivos de Innovación y Cultura han transformado la vida de los habitantes de Clemencia y María La Baja en 21 meses de ejecución. Como parte de las actividades de apropiación social del conocimiento desarrolladas al interior de este proyecto, el pasado 7 de junio, en las instalaciones de la Universidad Javeriana de Bogotá, el jefe de formación de la iniciativa ejecutada por Utadeo Caribe, Icultur y la Gobernación de Bolívar, Jorge Enrique Campos, participó con su ponencia titulada “Transformar vidas y generar capacidades en los Laboratorios Vivos”, en el marco del simposio de educación y contextos rurales que se llevó a cabo como parte del Congreso de Antropología en Colombia (Lea más: Laboratorios Vivos fue protagonista en Congreso Internacional de Responsabilidad Social)

Allí se socializaron los resultados del programa de Formación y cómo los Laboratorios Vivos generaron transformaciones en las vidas de los participantes, a nivel cognitivo, de relacionamiento con sus comunidades y familias, a partir de los tres ejes formativos del programa, encaminados a aprender a hacer, aprender a ser y aprender a conocer. La memorias del simposio serán publicadas por la Universidad de Querétaro (México). 

“Este proyecto de ciencia, tecnología e innovación, más allá de brindar conocimientos terminó generando transformaciones en las vidas de las personas. Los participantes que iniciaron en el mes 11 del proyecto, con la primera cohorte del programa de formación, son personas distintas a las que salieron en el mes 18 cuando finalizaron. Hemos podido ver cómo cambia su expresión oral y corporal, y así mismo amplían su vocabulario, se sienten más seguros y recuperan su tejido social. Con este proyecto no se busca impactar a los participantes solamente, la meta es lograr por lo menos 540 personas formadas, quienes replican esos saberes en las comunidades a través de tres eventos de relacionamiento”, relata Campos (Lea más: La cultura es una alternativa de vida en Clemencia y María la Baja).

Así, en el eje formativo de aprender a hacer, el caso de Liz Mery Velasco es uno de los más destacados, pues a pesar que ella aún se encuentra estudiando en el colegio, es consciente del impacto que la comunicación tiene para el desarrollo de su población, y en ese sentido, el periódico quincenal que produce es muestra de ello.

Por su parte, en aprender a ser, desde el programa de formación se pretende fomentar y reconstruir el tejido social, y a partir de ahí establecer que los participantes se reconozcan en su comunidad y su circulo más cercano de familiares y amigos. Edilberto Sanabria, líder comunitario y ex concejal de María la Baja, es un fiel testimonio de ello. Víctima del desplazamiento de las Autodefensas Unidas de Colombia en la época de la violencia en los Montes de María, Sanabria decidió decirle adiós a ese episodio traumático en su vida a partir de la reconstrucción de la memoria histórica desde una muestra museográfica que evidencia lo que ocurrió en aquel lugar.

Así mismo, en aprender a conocer, Sol Milena Campos es el vivo ejemplo de la ‘metamorfosis’ que puede sufrir un proceso de investigación-creación al convertirse en una idea de negocio. Su emprendimiento, denominado 'Risas del Sol Tours', consiste en crear recorridos guiados a partir de la riqueza eco turística de la ciénaga de María la Baja, que logró descubrir gracias a Laboratorios Vivos.

 

Llamados a replicar el conocimiento

Cada actividad al interior del componente de Formación de Laboratorios Vivos tiene como fin que los conocimientos puedan ser replicados y transmitidos a otros habitantes de los municipios impactados. Algunos ejemplos de ello son las actividades de popularización, donde sus participantes presentan a la comunidad los resultados correspondientes a los módulos de Uso y apropiación de la cultura e Investigación-creación, a partir de muestras culturales mediadas por la tecnología. Sonovisos que contienen historias y personajes representativos de los municipios son algunos de los recursos implementados en esta exhibición.

En este mismo grupo se encuentran las muestras audiovisuales, producidas en el módulo de TIC y producción audiovisual, donde sus integrantes hicieron uso de equipos de audio y video para producir micro documentales, logrando cuarenta productos audiovisuales en dos cohortes, que posteriormente fueron presentados a la comunidad, con el fin que esta conociera las manifestaciones culturales de sus municipios, al tiempo que se reconstruye la memoria histórica de los pueblos. Diez de los mejores micro documentales fueron presentados en la más reciente versión del Festival Internacional de Cine de Cartagena.

Finalmente, el 18 y 23 de mayo se llevaron a cabo los festivales municipales de “Vive Bolívar”, los cuales sirvieron como cierre de actividades del componente de formación. Allí los habitantes de ambas poblaciones exploraron la riqueza etno turística con la muestra de los mejores trabajos audiovisuales presentados en las actividades de popularización, mientras el evento era amenizado por algunas de las agrupaciones locales más importantes.