Libertad de prensa, otra víctima de los abusos en las manifestaciones | Segunda entrega

El pasado 23 de septiembre, la Fundación para la Libertad de Prensa (FLIP) emitió una alerta debido a la persistencia de los ataques contra periodistas y medios de comunicación por parte de manifestantes y miembros de la fuerza pública durante el cubrimiento de las movilizaciones en Colombia. 

Entre el 9 y el 21 de septiembre de 2020, la FLIP había registrado 33 violaciones a la libertad de prensa, en las que se vieron afectados 35 periodistas de distintas regiones del país. Según la FLIP, “los ataques más frecuentes han sido las agresiones físicas con 16 casos, seguidas de las obstrucciones a la labor periodística con 5 casos, de detenciones ilegales con 4 casos y otras 3 situaciones de amenaza durante el cubrimiento”.

El pasado 21 de septiembre, durante las jornadas de movilizaciones sociales que se presentaron en las principales ciudades del país, se presentaron 3 casos más de ataques a la prensa. “La FLIP expresa su preocupación porque estas violaciones a la libertad de prensa aún se enmarcan en las prácticas sistemáticas denunciadas por múltiples organizaciones civiles frente a lo ocurrido en las protestas de noviembre de 2019”, dice el comunicado.   

En sentencia del 22 de septiembre de 2020, la Corte Suprema de Justicia reconoció la existencia de la violación sistemática de los derechos a la protesta, libertad de expresión y de prensa por parte de agentes de la fuerza pública en el uso excesivo y desproporcional de la fuerza, cuando esta, en defensa del orden público, se comporta desmedidamente y sin control. 

El CrossmediaLab habló con cinco de estos periodistas que terminaron afectados en medio del cubrimiento de las manifestaciones y reconstruyó los hechos a través de los relatos de sus protagonistas.

 

***

Pilar Velásquez y Sergio Mantilla

En el marco de las marchas programadas para el pasado 21 de septiembre, en Bucaramanga tres caravanas llegarían a la Plaza Luis Carlos Galán Sarmiento, en el centro de la ciudad. Allí se encontraban Pilar Velásquez y Sergio Mantilla, reportera y camarógrafo del canal Televisión Regional del Oriente (TRO), con el fin de cubrir desde allí cómo se desarrollaba la finalización de la protesta organizada por las centrales obreras. Desde su llegada, Pilar trató de conseguir a los voceros de los sindicatos de trabajadores y estudiantiles, sin embargo, no encontró mayor información de estos últimos por parte de los allí presentes, entonces decidió entrevistar a los voceros de los sindicatos de trabajadores y profesores.  

Con el paso del tiempo, empezaron a llegar más estudiantes de la Universidad Industrial de Santander (UIS), razón por la cual algunos miembros de los diferentes sindicatos empezaron a abandonar la plaza; Pilar recuerda que allí, dentro de la plaza, había tres medios: TRO, RCN Televisión y Vanguardia. 

Pilar, Sergio y los voceros de los sindicatos estaban listos para la entrevista, pero poco a poco se empezaron a acercar algunos estudiantes con comentarios cortos para la reportera: “¿Le doy un consejo?, váyanse”, “Es mejor que no estén acá”, entre otros; sin embargo, se mantuvieron allí. Hacia las 12:35 del mediodía, desde los estudios del noticiero, le dieron el paso a sus colegas; las primeras imágenes son confusas: la cámara va de un lado a otro, se ven pancartas y muchos jóvenes; se abre el micrófono de Pilar y lo que se permite escuchar son los gritos y arengas de los estudiantes enfurecidos, de fondo, a ella tratando de llevar a cabo su labor a pesar del escenario que la rodeaba en el momento. 

Pilar, consternada, sentada en un andén aledaño a la plaza. Foto de las redes de Vanguardia.

***

Conforme pasaba el tiempo, los estudiantes empezaron a separar a la reportera de su camarógrafo y se les escucha gritando: “Fuera TRO”. El presentador empieza a tomar las riendas de la nota, hablando de lo que sucede en el momento en ese punto de la ciudad: “Al parecer está siendo agredida la prensa por parte de los manifestantes”, dice. Sergio ya se encuentra lejos de Pilar, aunque a la distancia, empieza a enfocarla con su cámara, ella se encuentra rodeada de un grupo de cerca de treinta personas con pancartas, empeñadas en sacarlos de la plaza; a pocos metros de esta escena se divisan miembros de la Defensoría del Pueblo y de la Policía Nacional. Pilar reconoce la tristeza que sintió al ver que nadie intervenía sobre lo ocurrido: “Yo sé que no pueden actuar si no hay una agresión física, pero nadie hizo nada más que ser espectadores, les parecía nada que me estuvieran encerrando y mandando de un lado al otro”, afirma. 

Mientras esquiva a los jóvenes, Pilar se dirige a los televidentes, sacando adelante la nota: “Está siendo agredida la prensa”, poco a poco halla la forma de acercarse a su compañero. Cuando empieza a acercarse a él,  vuelve a tomar la palabra: “No nos dejan trabajar, no nos dejan ejercer nuestra labor periodística”, sigue haciendo énfasis en la falta de intervención de la Policía Metropolitana de Bucaramanga y de los miembros de la Defensoría del Pueblo. 

La reportera continúa hablando y separándose de los jóvenes; Sergio, por su parte, empieza a acercarse a ella. Los estudiantes que rodeaban al camarógrafo actúan rápidamente y buscan ocultar a la reportera de la cámara, tapándola con las pancartas; ellos empiezan a gritar y Pilar les pasa el micrófono, solo se les escucha decir “no más mentiras”; una de las manifestantes toma el micrófono y empieza a hablar de sus inconformidades: 

-“Lo único que quieren hacer es mentir y cubrir lo que en realidad somos los estudiantes, nosotros no somos unos vándalos”.

- “¿Cuáles son las razones de esta manifestación?”, pregunta Pilar. 

-”Defender todo lo del pueblo”, concluye la joven. 

Pilar en el set de Oriente Noticias. Foto: Facebook de Pilar Velásquez.

***

Seguidamente, un hombre empieza a hablar fuerte, Pilar le pide que hable al respecto: 

-”¿Cuántas personas ha matado la policía? Como para que ustedes, que son del pueblo, vengan a estigmatizarnos de algo que no hacemos, porque ustedes los noticieros nos tildan de vándalos, de asesinos”. “Acá este micrófono no se oye más”, concluye el hombre mientras se dirige también a las personas que están alrededor. Sergio logra llegar a Pilar y grabar lo que sucede: hay un círculo de manifestantes, la reportera está en el medio pasándole el micrófono a quienes la rodean, al no obtener mayor respuesta, la reportera busca salir de allí, acercándose a Sergio y continuando con su nota. 

Pocos minutos después de lo ocurrido, empezaron a viralizarse algunos videos de lo que ocurrió en el centro de la ciudad, algunos medios como la W Radio y Vanguardia titularon: “Marchantes sacan a periodistas de las protestas en Bucaramanga” y “Manifestantes arremetieron contra medios de comunicación”.

Uno de los videos viralizados fue grabado por un miembro de la policía y en este se ve a un hombre de la tercera edad interponiéndose entre los estudiantes para alejarlos de la prensa.  Pilar continúa hablando y, nuevamente, presenta su inconformismo frente a la falta de acción por parte de las autoridades presentes y que, incluso, iban detrás de los manifestantes en su accionar en contra de los periodistas. Desde ese momento, el presentador toma nuevamente la palabra.

***

A las 12:50 vuelven las imágenes desde el centro de la ciudad: un grupo de manifestantes cada vez más amplio va detrás de Pilar, obligando a la presentadora a caminar únicamente hacia adelante; se ve a la reportera pasando el micrófono a aquellos estudiantes que la rodean pero no obtiene ninguna respuesta por parte de ellos.

“No sé por qué ellos no entienden que nosotros estamos para darles voz, nosotros no somos enemigos”, dice Pilar suspirando. 

Finalmente los estudiantes lo logran: sacaron a los periodistas de la plaza. Una de las imágenes viralizadas sobre lo ocurrido, muestra a Pilar sentada en el andén, consternada con lo ocurrido; a pocos metros de ella, se ve al hombre de la tercera edad evitando que los manifestantes siguieran interrumpiendo a la reportera. Desde allí Pilar recibe órdenes del canal, las cuales les solicitaban que regresaran a la sede del noticiero, a lo que ella y el camarógrafo obedecieron. Ninguno de ellos salió herido. 

Pilar posando frente a la cámara del canal TRO. Cúcuta, Norte de Santander. Foto: Facebook de Pilar Velásquez.

***

Pilar reconoce que colegas amigos se acercaron a ella a presentarle su apoyo y recuerda los consejos que le daban en torno a estar lejos de los estudiantes de Bucaramanga, pues tienden a tener ese tipo de comportamientos con la prensa. Ahora espera que este tipo de situaciones no se vuelvan a presentar.

 

*Foto de portada tomada de la página de Prensa de la Alcaldía de Bucaramanga. Fotografía: Óscar García.

Reconocimiento personería jurídica: Resolución 2613 del 14 de agosto de 1959 Minjusticia.

Institución de Educación Superior sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional.