Diana Romero: una historia de tacones en dos ruedas

Diana Romero: una historia de tacones en dos ruedas
Fotografías: Laura Vega - Oficina de Comunicación

El uso de la bicicleta como alternativa de transporte se ha convertido en una tendencia de movilidad a nivel global, dado su sentido de conservación ecológica, actividad deportiva y disminución en los tiempos de traslado de un lugar a otro. Pero para Diana Alexandra Romerodiseñadora gráfica tadeísta y fundadora de la iniciativa ciudadana “Mujeres en Bici”, más allá de las múltiples ventajas que ofrece este vehículo, el “caballito de acero” se convirtió en una gran pasión que se remonta a su niñez, cuando vivía en Tunja, su tierra natal. Para esa época, Romero recuerda que uno de sus planes favoritos era ver la “Vuelta a Colombia”, competencia ciclística que pasaba al lado de su casa. Para ella, uno de los modelos a seguir era Lucho Herrera, dado su liderazgo y excelencia deportiva.

Cuando Diana tenía cuatro años, su familia decidió trasladarse a Bogotá. Sin embargo, ese gusto por la bicicleta iba en aumento: “jugábamos a hacer caravanas por los alrededores de los potreros en Modelia. Éramos niños de cinco a diez años que no nos importaba embarrarnos e incluso lastimarnos”, comenta. De igual forma, Diana evoca su paso por el barrio El Recuerdo, en plena contienda electoral por la Alcaldía de Bogotá en 1990. Allí, haciendo uso de su bicicleta, repartía propaganda política. Sin embargo, tras su ingreso a Utadeo en 1997, el uso de la bicicleta no estuvo presente durante el trascurso de su carrera. Los desplazamiento desde su lugar de residencia en Suba hasta el centro de Bogotá se convertían en toda una travesía: “era la experiencia de una adolescente que sale de su casa a recorrer la ciudad. Las avenidas de la ciudad eran completamente diferentes y no existía Transmilenio. Me tocaba viajar durante dos horas en los llamados buses ejecutivos”, recuerda Diana.

Las horas de trasnocho, las clases de aerografía y el estar continuamente cargada de carteleras y trabajos se convirtieron en el pan de cada día de Romero, quien egresó en el año 2002. Sin embargo, durante ese lapso de tiempo se concientizó acerca de los problemas de movilidad que atravesaba la capital. Pero es hasta el año 2011, en un viaje a Europa, cuando Diana se da cuenta de la importancia del uso de la bicicleta en la cotidianidad de las personas y cómo este medio de transporte beneficia el entorno de la ciudad. Gracias a esta experiencia, un año después nace “Mujeres en Bici”, un grupo de mujeres que decidieron tomar la bicicleta no sólo como una alternativa de transporte sino también como una alternativa de vida: “la invitación es a que las mujeres se adecúen físicamente a este tipo de trasporte. Sin embargo, se busca que sea un proceso paso a paso. Adicionalmente, el grupo es una ventana para que la gente comparta las experiencias y los eventos”, sostiene Romero.

El grupo se ha encargado de romper los paradigmas. Así por ejemplo, como lo señala Romero, muchas de sus integrantes se han convertido en deportistas de alto rendimiento, en actividades como el montañismo y el ciclismo de trocha, considerados en otrora como exclusivos para hombres: “esto ha sido un semillero. Se promueve desde el género para que las mujeres tengan confianza y además porque los colectivos de ciclismo genéricos no piensan mucho en nosotras, en aspectos como el diseño de las rutas para aquellas que están iniciando”, comenta la tadeísta.

Desde 2012, el grupo viene desarrollando ciclo paseos mensuales, compuestos por rutas de 15 kilómetros. Adicionalmente, el 8 de marzo de 2013 y 2014 se realizaron dos eventos de rodada, en el marco del Día de la Mujer. Otro de los eventos implementados por Romero es el curso básico de ciclo montañismo para mujeres, a partir del cual se busca crear hábitos de vida y un acondicionamiento físico que puede incidir en la salud personal, la competitividad y el liderazgo: “creo que ya hemos cumplido en parte la misión. Hoy en día las mujeres ya no necesitan promoverlas sino que ellas mismas ya se subieron a la bicicleta, ya sea por deporte, hobby, transporte o por turismo. Es un grupo liderado y pensado por mujeres pero los hombres siempre nos acompañan como protección y compañía. En todo lo que hemos hecho ellos son los que más nos apoyan, entre ellos los gerentes de mercadeo y biciusuarios”, agrega Romero.

Para Diana, lo aprendido en Utadeo le ha servido para generar una estrategia integral en medios digitales como plataforma de divulgación de los eventos del grupo. Sin embargo, “Mujeres en bici” sólo ha sido una de las múltiples facetas de esta amante de las bicicletas. Diana ha sido consultora en proyectos digitales para importantes entidades públicas y privadas, entre ellas la Alta Consejería Distrital TIC y la Universidad del Rosario. Su gusto por la realización de eventos, el apoyo a actividades de mercadeo y el fortalecimiento de marcas y productos la han llevado a crear una empresa de consultoría llamada “Art Design CO, South America”.

Una carrera para tomar con cautela

Su rol como emprendedora social la ha llevado a conocer grandes personalidades del mundo del deporte y la política, entre ellos el ciclista bogotano Vladimir López y el ex alcalde de Bogotá Antanas Mockus. De igual manera, ha recibido reconocimientos por su destacado papel al frente de “Mujeres en Bici”, tanto así que en marzo de 2014 recibió una mención meritoria a la Orden María Currea de Aya, otorgada por el Concejo de Bogotá a las ciudadanas y organizaciones de mujeres que se hayan distinguido por los servicios prestados a la ciudad. Asimismo fue catalogada como la “Mujer Vanidades” en el mes de mayo de 2015.

Diana, quien se describe como una persona terca y apasionada por la tecnología, menciona que nunca llegó a prever el impacto que su iniciativa ha tenido en la ciudad, pero sabe que aún le queda mucho camino por recorrer. Una de sus próximas carreras la llevará a cabo en el ámbito de la política. Sin embargo, Romero es consciente que este campo exige mucha más cautela que las competencias de montañismo que usualmente acostumbra realizar. Aunque le han propuesto ser edil de la localidad de Suba, aún se muestra esquiva ante este reto, pues su deseo es no politizar el grupo.

Finalmente, para Diana cada día está lleno de nuevas oportunidades. Asiste constantemente a ferias de emprendimiento y disfruta el rol de ser tía. Para la diseñadora gráfica, lo importante de la vida es saber divertirse en cada cosa que se hace, razón por la cual extiende una invitación para que muchas más mujeres se involucren a la iniciativa ciudadana: “Las mujeres deben buscar los grupos de bici usuarios y ciclismo de Bogotá en todas las localidades, porque es la primer forma de apoyar para que estos grupos no se acaben. Debemos llegar a aportar desde nuestras profesiones, ya seamos publicistas, diseñadores, comunicadores, abogados y médicos porque esa es la única manera para que tengamos continuidad, dado que no tenemos apoyo económico y todo lo hacemos desde el corazón”.

Únase a la iniciativa de “Mujeres en Bici”, haciendo clic aquí.

Conozca mayor información sobre “Art Design CO, South America”, haciendo clic en el siguiente vínculo.