Hacia la búqueda de la paz en Colombia. ¿Punto de partida o punto de llegada?