“Yo soy profesor y académico, esa es mi identidad”: Alejandro Molano nuevo Decano de la Facultad de Ciencias Sociales

Destacadas
“Yo soy profesor y académico, esa es mi identidad”: Alejandro Molano nuevo Decano de la Facultad de Ciencias Sociales
Compartir en
Miércoles, Junio 10, 2020

Alejandro Molano Vega, Profesor Asociado del Departamento de Humanidades desde hace 12 años, asumió la Decanatura de la Facultad de Ciencias Sociales, un encargo que él recibe como “reconocimiento a todo un equipo humano de profesores y profesoras que desde hace años estamos vinculados a la Universidad. Gracias a la Tadeo hemos adelantando nuestros estudios de posgrado, hemos sacado adelante proyectos de investigación, hemos construido nuestra carrera profesional, hemos incorporado la Universidad a nuestro ADN, y hoy estamos comprometidos con sacar adelante este proyecto educativo”.

Molano es Profesional en Estudios Literarios, Magíster y Doctor en Filosofía de la Universidad Nacional de Colombia. Hace parte del cuerpo profesoral de la Tadeo desde 2008. Ha liderado proyectos de investigación sobre Arte, Estética y Política y su investigación más reciente se relaciona con la línea de Historia intelectual, historia de la literatura y procesos de transferencia cultural.

Sus dos publicaciones más recientes son: "Theatro y Descripción Universal del Mundo: relaciones entre Imagen y texto en un tratado astrológico del Siglo XVII", en: Lectores, Editores y Cultura impresa en Colombia (Bogotá, Utadeo, 2019) y "L’éclectisme philosophique en Nouvelle-Grenade (Colombie). Circulation du discours et usages politiques", en: Une arme philosophique. L’éclectisme de Victor Cousin (Francia, Editions des archives contemporaines, 2019).

Conversamos con Molano sobre el reto que asume y el momento que vivimos como sociedad y esto fue lo que nos contó.

Este momento es muy especial, no solo es un nuevo cargo con muchos retos, sino que adicionalmente estamos viviendo una cuarentena a raíz del Covid-19, lo cual implica unos retos distintos. Hablemos de los retos generales y también de este momento en el que recibes este nombramiento...

Indudablemente los tiempos son difíciles. Creo que Colombia y el mundo están enfrentando unos retos enormes en términos de medio ambiente y de salud pública por la pandemia del Covid-19. Además, asociados a los dos anteriores, también tenemos retos en el crecimiento económico y la sostenibilidad de este modelo de sociedad que tenemos el día de hoy. La Universidad está inmersa en estas problemáticas, pues no solamente sufre sus efectos sino que también está llamada a hacer parte de la solución. Se trata entonces, de ser muy creativos, muy solidarios, y de poder construir soluciones conjuntas, para nuestros estudiantes y para toda la comunidad universitaria que configura la Tadeo.

Sé que llevas apenas unos días en el cargo, y sería difícil hablar ya de un plan de trabajo, pero también sé que conoce la Facultad por el rol que venías desempeñando… ¿Cuál crees que puede ser el foco principal de trabajo en esta Decanatura?

Creo que hay una prioridad que para mí es número 1, y es la responsabilidad y la solidaridad que debemos asumir en medio de unas circunstancias muy complejas por la pandemia, y por la situación económica que vamos a enfrentar como consecuencia del Covid-19. En ese sentido, tenemos que trabajar en la Facultad, pero sobre todo como Universidad (como ya lo ha trazado en sus directrices el señor rector Carlos Sánchez) en unas prácticas de enseñanza y aprendizaje que nos permitan ser responsables frente a los riesgos que tenemos que asumir hoy, y frente a las condiciones sociales y económicas actuales. Por ello, tenemos que trabajar mucho en asumir un regreso a la presencialidad  muy responsable, enfocados en una cultura del cuidado. 

Adicionalmente, tenemos que ser muy creativos y flexibles en términos pedagógicos y de la implementación de herramientas tecnológicas, que nos permitan realmente mantener la calidad académica que ha caracterizado a la Universidad y al mismo tiempo, ser responsables y solidarios en medio de estas circunstancias, esos son dos de los grandes retos.

Creo que un tercer reto, que también es fundamental, tiene que ver con mostrar a la comunidad en general que la Tadeo es una institución de educación superior de calidad, muy importante para nuestro país. La Tadeo ha venido cumpliendo una función social educativa muy significativa y tenemos que, de alguna manera, reforzar esa imagen de la Tadeo, como una Universidad incluyente, pluralista, que le ofrece, sin distingo de clase social, ni de identidad de género, ni religiosa, ni de opción política, oportunidades igualitarias de educación a la población de nuestra sociedad colombiana. Creo que estos son los retos más importantes que tenemos en la Facultad, y desde luego en la Universidad.

¿Cómo ha sido el recibimiento de tus colegas con este nombramiento?

Me siento muy contento y honrado por el recibimiento tan cálido al interior de la Facultad, de parte de mis colegas profesores y profesoras, de los trabajadores administrativos, de los colegas directores de programas y departamentos, y en general de todo el equipo de la Facultad. Este gesto lo agradezco mucho, me conmueve bastante. No lo esperaba en esa medida y me siento muy honrado por eso.
Un mensaje para ese grupo de colegas…

Aunque esté en esta posición de liderazgo en la decanatura, mi identidad es la de ser un profesor y un académico, dedicado a las Ciencias Sociales. Desde mi posición de profesor comprendo las necesidades de nuestra comunidad académica y trabajaré para fortalecer nuestra comunidad, para construir un clima de trabajo agradable, de confianza y responsabilidad mutua. Espero poder establecer de manera continua una comunicación trasparente y respetuosa entre colegas. Creo que la Tadeo tiene algo  muy bueno y es su cultura organizacional participativa: siento que hemos ganado mucho en ese aspecto en los últimos años. Pienso que los esfuerzos que tenemos que hacer hoy, los tendremos que hacer entre todos. Solamente con el esfuerzo conjunto, con la corresponsabilidad, vamos a poder sacar adelante la Universidad de estos momentos difíciles.

¿Cuál es el mensaje para los estudiantes, sobre todo para aquellos que están pensando en sí deben o no matricularse este semestre que viene?

Invito a todos los estudiantes a que piensen en lo siguiente: uno no debe subordinar sus proyectos de vida a las contingencias externas, uno tiene que luchar por sacar adelante sus proyectos, y mi consejo es que no congelen sus proyectos de vida por nada. En la medida de las posibilidades, les sugiero que sigan adelante con sus proyectos de vida, en los que la educación superior es un componente muy importante. En Colombia, la educación universitaria de calidad, es todavía -desafortunadamente- un elemento de privilegio para muchas personas, así que invito a las familias y los estudiantes que tienen las posibilidades de continuar con su proyecto académico, que lo hagan y sigan adelante aprovechan justamente sus oportunidades. La Facultad de Ciencias Sociales, y la Universidad en su conjunto, está comprometida con entregarle a los estudiantes una experiencia de aprendizaje y de formación de calidad, tal y como lo hemos hecho en el pasado.

¿Seguirás desde el rol de Decano dictando clases a los estudiantes?

Yo soy profesor y académico, dedicado a las Ciencias Sociales, esa es mi identidad; así que para mí dictar clase es realmente un gusto, una satisfacción; con todo el esfuerzo que supone preparar una clase, evaluar los trabajos que presentan los estudiantes, y ahora, adaptarlas a todos estos formatos virtuales que apoyan nuestros procesos de aprendizaje y de enseñanza;  todo eso es un gran reto, pero para mí es siempre un gran placer y una gran satisfacción hacerlo. Por eso voy a seguir dictando Literatura Universal IV, que es la literatura moderna. Es un espacio que me parece maravilloso, porque en medio de tantas dificultades, puede uno leer poesía, novela, cuento, ensayo, y eso definitivamente le abre a uno la mente y le oxigena el espíritu.

¿Qué estás leyendo actualmente?

Acabo de leer Las Olas de Virginia Wolf. Una novela vanguardista, experimental, narrada de una manera muy particular, muy poética, que gira sobre la vida de seis personajes grandiosos, que comparten su vida desde niños hasta viejos. Es una novela fascinante. Los invito a que la lean.

Alguna otra recomendación de una buena lectura para la cuarentena...

A finales del 2019 Tusquets editores publicó la colección de Cuentos Completos de Evelio José Rosero, uno de los escritores contemporáneos más interesantes de nuestro país. Esa edición recoge la producción de cuentos de Rosero, desde que comenzó su carrera. Son cuentos muy atractivos, cortos, historias extrañas, oscuras algunas de ellas, muchas muy bogotanas, y son un retrato muy interesante de la sociedad actual.

No puedo cerrar la entrevista sin preguntarte ¿Cómo ha sido vivir la experiencia de la cuarentena por el Covid-19?

Hay cosas muy difíciles. Extraño particularmente ir a la Universidad, que no es un lugar solamente donde uno se educa o se forma, o donde uno va a trabajar, es un espacio de vida, donde uno comparte con sus amigos y amigas, con la gente que uno realmente admira y quiere, donde uno puede interactuar con toda la oferta cultural de la ciudad porque el centro de Bogotá es maravilloso en ese sentido… tenemos allí la Cinemateca Distrital, los teatros de La Candelaria, extraño mucho todo eso.

Pero por otro lado, ha sido también una experiencia interesante, porque uno se da cuenta de que hay otra forma de vivir posible en esta sociedad, en la que consumimos menos diésel, menos gasolina, gastamos menos plata en transportes, pensamos un poco más nuestras prácticas de consumo, nos encontramos otra vez en familia y de pronto descubrimos que hace falta cambiar comportamientos y estar más cerca de nuestros seres queridos, de nuestras personas más cercanas.

Descubrimos también nuevas formas de aprender y de enseñar. Me siento muy contento, porque a pesar de estas dificultades y estos retos de utilizar las estrategias a distancia con apoyos virtuales, descubrí que los estudiantes estaban allí, querían participar, hicieron parte de debates maravillosos en las clases que tuve la oportunidad de compartir con ellos este semestre. Entendimos que hay mecanismos y herramientas tecnológicas que nos abren muchas posibilidades. Eso también ha sido positivo.

Sumado a todo eso, le estamos dando un respiro a la naturaleza. Ninguna política logró bajar los indicadores de contaminación, no solamente en Bogotá, sino a nivel mundial, como lo ha hecho la pandemia. Ahí es donde tenemos que darnos cuenta que hay otra forma posible de vivir.

Reconocimiento personería jurídica: Resolución 2613 del 14 de agosto de 1959 Minjusticia.

Institución de Educación Superior sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional.