Un espacio para romper la distancia entre la academia y la sociedad | Universidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano

Un espacio para romper la distancia entre la academia y la sociedad

Destacadas
Un espacio para romper la distancia entre la academia y la sociedad
Compartir en
Jueves, Junio 16, 2022
En su séptima edición, el Círculo de la Palabra contó con la participación de docentes, estudiantes y amantes del diseño. Esta actividad se llevó a cabo como cierre de semestre.

Este evento nació en medio de la pandemia, de la necesidad de tener un espacio de conversación con los estudiantes en términos de lo que significa “pensarnos el ejercicio político de todos los actos de diseño, eso en la toma de decisiones en términos de la creación y constitución de conocimiento”, señala Adriana Botero, profesora asociada al área de Diseño de Producto, quien lidera el tema.

Por primera vez, luego de sesiones virtuales, se realizó de forma presencial este encuentro en el Aula Múltiple del edificio de Artes y Diseño de la Universidad Jorge Tadeo Lozano. En esta oportunidad participaron cuatro profesores investigadores del Área Académica de Diseño de Producto de la Universidad, quienes han disertado críticamente en sus investigaciones doctorales, sobre algunos de estos marcos de interpretación del mundo, desde el diseño y las artes.

Alberto Romero, habló acerca de las perspectiva historicista e historiográfica del “arte contemporáneo” para proponer una perspectiva más dialógica y rizomática entre conceptos que, a juicio del investigador, permitió comprender el arte, o mejor, hacer la pregunta por el arte desde otra perspectiva.

Por su parte, Fernando Álvarez planteó varias categorías desde las cuales desmantela y rearticula otros modos de relación con la madre Tierra y sus seres. Desde allí se vienen tejiendo las ideas del diseño del sur, la industriosidad, el arqueodiseño, Allwiya Kamay y una para-metodología para defuturar el antropoceno y emprender lo que Fry denomina 'prácticas redirectivas'.

Entre tanto, Alfredo Gutiérrez cuestionó el diseño como práctica moderna universalizada que sustenta exclusiones, mediante una revisión crítica de sus corrientes ontológicas y pluriversales. Y finalmente, Camilo Angulo invitó a reflexionar sobre el boceto colaborativo desde su práctica en el Hybridlab de Canadá, donde experimentó unos ambientes inmersivos para el dibujo del boceto de diseño de producto que están mediados por interfaces de usuario que registra los gestos corporales e interacciones naturales del creativo.

Esta conversación nos permite construir una comunidad no solo para la universidad sino con personas externas de la academia para poder construir conocimiento entre todos. Esto es inspirado en el saber ancestral de las comunidades andinas que usan y hacen esos círculos de la palabra cuando tiene problemas y pueden sentarse entre iguales. “Para los estudiantes es fundamental ver a sus profesores no como el que sabe, sino que la idea es abrir la conversación y que todos aporten. Es despejar dudas y poder tejer relaciones y vínculos mientras se puede pensar este mundo para planear escenarios diferentes”, señaló Adriana Botero. En esta misma línea, Alberto Romero indicó que “este espacio nos permite hacer diálogos abiertos más tranquilos y mover la estructura de la academia a otros lugares. Además, su importancia radica en la posibilidad de socializar con los estudiantes los temas de investigación y algunas estructuras lejos de la universidad”.

En este link puede ver la transmisión completa de la séptima edición del Círculo de la Palabra.

Reconocimiento personería jurídica: Resolución 2613 del 14 de agosto de 1959 Minjusticia.

Institución de Educación Superior sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional.