Utadeo graduó a su promoción de 60 años de Relaciones Internacionales

Destacadas
Utadeo graduó a su promoción de 60 años de Relaciones Internacionales
Compartir en
Viernes, Agosto 17, 2018
Estudiantes
Fotografías: Alejandra Zapata - Oficina de Comunicación

Gabriel Rivas y Paula García tienen algo en común. Salieron camino a la Universidad para hacer historia y cumplir una de las citas más importantes de sus vidas, el pasado 16 de agosto. Más allá de hacer parte de la cohorte de egresados número 28 del programa de Relaciones Internacionales, conformada por otros 29 tadeístas, el orgullo, pero a la vez la responsabilidad, era la de integrar la histórica promoción de los sesenta años de este pregrado, cuyo valor simbólico reposaba en una toga azul que distinguía en el Auditorio Fabio Lozano, entre los 600 tadeístas que obtuvieron su titulo de pregrado.

La toga azul fue el distintitvo usado por los graduandos de Relaciones Internacionales para conmemorar sus 60 años

Las emociones estaban a flor de piel y las promesas hechas estaban por cumplirse. Olga Illera, exdirectora del Departamento de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de Utadeo, asistió a la ceremonia para acompañar a esta cohorte de internacionalistas que considera como sus hijos, pues siguió y vivió muy de cerca su proceso académico: “Es una emoción enorme ver el fruto del trabajo de las familias, pero también de un equipo de profesores y administrativos que han estado acompañándolos, sufriendo, aconsejándolos y guiándolos, compartiendo espacios de pensar el país y el mundo”, señaló en medio de lagrimas de alegría.

Olga Illera (izquierda) y Angélica Bernal (derecha) acompañaron a sus 'pupilos' en este histórico momento para el programa 

La actual directora del Departamento, Angélica Bernal, también pasó a la historia de esta graduación, al pronunciar un discurso emotivo de elogio a la imaginación, la creatividad y el deseo de cambio: “Sólo puedo decirles que el temor y la ansiedad que sienten hoy se justifican totalmente porque su generación recibe un país aún a medio hacer: necesitamos su imaginación, su creatividad su capacidad de innovación para crear uno distinto. El mundo los necesita: para frenar la degradación ambiental, para producir energías limpias que nos permita proteger la vida humana, animal y vegetal, para construir una sociedad más justa y equilibrada, para aprender a convivir con quien piensa diferente y a trabajar por el objetivo común de hacer el mundo mejor para las próximas generaciones”, indicó la directiva (Lea aquí el discurso completo).

En entrevista con Utadeo, Bernal calificó como satisfactorio el hecho de graduar la cohorte de los 60 años, pues ello da cuenta de un proceso que ya se ha consolidado en el tiempo y que ha traído como resultado la Acreditación de Alta Calidad del programa por cuatro años, reconocimiento que obtuvo el año pasado. Ahora su meta es insertar al programa en los principales debates académicos de la disciplina a nivel nacional e internacional: “Mi invitación es a que los nuevos egresados no solo se comprometan con su proyecto de vida sino también con Colombia y con los cambios sociales que queremos para construir un mejor país para todos. Realmente salen con las capacidades y condiciones para ello”.

En medio de suspiros, a la salida del Auditorio, Gabriel menciona que lo embarga la alegría, pero también la ansiedad y la tristeza, pues aprendió a amar a la Universidad. Dice también llevar una enorme responsabilidad en sus hombros, pues él, al igual que sus compañeros, serán los vigías del legado de los internacionalistas tadeístas que han marcado una impronta en la historia diplomática de nuestro país.

Angélica Bernal, directora del Departamento de Ciencia Política y Relaciones Internacionales

Mientras tanto, en medio de abrazos de felicitación, los amigos se reencuentran. Olga, por ejemplo, alaba el hecho de que esta promoción se caracterizó por ser unida y dispuesta a ayudar voluntariamente en todas las actividades que programaba el Departamento y el programa: “Este era un grupo con el que uno contaba para todas las locuras, para nuestros planes como la Escuela de Verano en Palenque. Ellos compartían mucho tiempo fuera de las aulas con nosotros. Es como tener una especie de hijitos durante estos años y eso me toca mucho el corazón”.

 

Tadeístas que cambiarán la realidad del país

La ceremonia de grados siempre será la excusa perfecta para sentir orgullo de nuestros familiares y amigos. Los ojos de los padres de familia que se aguan tras oír en el escenario el nombre de sus hijos, así como el ya tradicional acompañamiento de algunos profesores del programa de Publicidad a quienes eran sus 'pupilos' y ahora se convierten en sus colegas, hace parte de este marco que engalana el Auditorio.

Siempre hay historias que contar, como la de Federico Rubin, funcionario de Desarrollo Físico de Utadeo, quien después de cinco años y medio vio realizado el sueño de convertirse en publicista: “El agradecimiento total para la Universidad por la beca que me otorgaron durante todo este tiempo. Fueron trasnochadas y tener que alternar entre el trabajo y como estudiante, pero siempre contando con el apoyo de mis jefes”, sostiene el tadeísta, quien ahora espera iniciar nuevos proyectos y aplicar todos los conocimientos adquiridos en su cargo en la Institución.

Andrés Prieto y Federico Rubin

Por su parte, Andrés Prieto, también egresado del programa de Publicidad, recuerda con nostalgia los momentos vividos como estudiante, pues fue en esos momentos donde pudo crecer como profesional y líder estudiantil, al participar como representante de su programa y en el Grupo Orientar Tadeísta de la Dirección de Bienestar Universitario, iniciativa que apoya a estudiantes nuevos y becados: “Conocí de cerca las necesidades de los estudiantes y el valor que cada uno de ellos tienen para la Universidad”, señaló Prieto, quien ahora, desde su emprendimiento Cromatismo Publicidad, desea continuar con la impronta que le dejó su formación como tadeísta: la de responsabilidad y transformación social desde la publicidad. También piensa continuar sus estudios en España, en la Universidad Complutense de Madrid, donde ya vivió la experiencia durante un semestre, al ser beneficiario de la Beca Santander.

Los grados, sin duda, son el espacio para alzar vuelo, así como los pequeños aviones de papel azul que los nuevos graduandos lanzan al finalizar la ceremonia. Allí se vale soñar, pues los sueños, como afirmó la directora del programa de Diseño Industrial, Diana Castelblanco, en su discurso a los graduandos, coadyuva a romper lo inesperado y lo natural, así como los esquemas de una sociedad productiva y tradicional: “Soñemos que las Artes y el Diseño crean nuevos mundos que perfeccionan la vida, en una sociedad más justa donde tenga cabida la libertad y la acción. Nuestras fuerzas no deben centrarse en el perfección del mundo, sino en buscar en la imperfección de la vida la verdadera belleza”.

 

Reconocimiento personería jurídica: Resolución 2613 del 14 de agosto de 1959 Minjusticia.

Institución de Educación Superior sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional.