Filtros avanzados

To prevent automated spam submissions leave this field empty.

Noticias destacadas

Destacadas
03 de Noviembre - 2016

El acuerdo de paz y el plebiscito en Colombia: del punto final de la guerra al punto de interrogación sobre la paz. Por: Miguel Barreto Henriques, Director del Observatorio de Construcción de Paz

Destacadas
20 de Septiembre - 2016

La Universidad Jorge Tadeo Lozano y el Observatorio de Construcción de Paz quieren promover

Destacadas
12 de Septiembre - 2016

INVITACIÓN -- "Conversatorio con el Dr. Humberto de la Calle" 

Destacadas
12 de Septiembre - 2016

INVITACIÓN -- "Conversatorio con el Dr. Humberto de la Calle" 

¿Una paz para todos?

Destacadas
¿Una paz para todos?
Compartir en
Jueves, Mayo 7, 2015
Iniciativas ciudadanas
Fotografìa tomada de: http://www.noticiassin.com/2013/04/foro-para-la-participacion-politica-de-paz-colombiana-abre-sus-puertas/

7 de mayo de 2015

Egoitz Gago Antón

Docente e investigador Observatorio de Construcción de Paz

 

La participación de la sociedad colombiana no se pone en duda para asegurar un éxito en la implementación de la paz en el país. Pero surgen muchísimas dudas sobre a que llamamos exactamente participación ciudadana. Los sectores de la derecha colombiana, sobre todo la corriente cercana al presidente Uribe proponen un acatamiento sin fisuras del estado de derecho y una criminalización de cualquier sector que haya tenido el atrevimiento de enfrentarse a los pilares de dicho Estado. El sector de la izquierda habla de inclusión en sociedad, de participación política de los actores armados. Por otra parte, los sectores académicos y organizaciones sociales hablan de inclusión en la vida social y política de los sectores afectados por el conflicto armado, en especial las víctimas.

 

Lo que no existe en el discurso mediático y social es la responsabilidad social de cada uno. La paz no se alcanzará tras la firma de los acuerdos, eso es algo que todos los que vivimos en la sociedad colombiana tenemos claro, pero existe esta perniciosa idea de que la paz va a llegar de un agente externo a nosotros.

 

La sociedad colombiana solamente conocerá la paz el día en que cada persona que forma parte de ella se sienta agente de convivencia. La paz no la traerá ningún alcalde, presidente u organización, la paz es cosa nuestra, de cada uno. Para ello hace falta un país donde todo el mundo sea visto como ciudadano, donde el bien público sea una responsabilidad de todos y donde exista una conciencia crítica sobre el futuro del país.

 

Es difícil deslegitimar la violencia política en un país donde día a día se legitima la opresión de minorías, la violencia de genero, la discriminación, la agresividad diaria, la necesidad de aplastar al prójimo para ser mejor. Hay que tener en cuenta que la violencia no solamente es armada, se lanza a través de la palabra, los gestos y las actitudes.

 

Para poder disfrutar de una paz verdadera, tenemos que replicar el proceso a nivel individual. Llegar a un acuerdo con la sociedad en la que vivimos y ver al prójimo no como un competidor, sino como un compañero. El Estado debe cambiar y renovarse no solamente desde sus poderes fundamentales, sino desde cada una de las personas que viven en el país. Debemos dejar la idea de que nada va a cambiar cuando es todo lo que debe cambiar. Esos gestos pueden parecer pequeños, pero son la base de una gran diferencia. Gestos como respetar el espacio público, al prójimo y tomar responsabilidad sobre nuestros actos. No nos equivoquemos, el país no va mal únicamente por lo que han hecho otros. Va mal por lo que hacemos día a día.

 

Hasta que en Colombia no se deje de ver a los demás como una oportunidad de conseguir beneficio, de pensar que he de llegar antes que los demás, de pensar que la culpa la tiene la persona en el poder y de dar mas credibilidad a una columna de opinión que a un reportaje contrastado, no habrá una paz duradera.

 

Si queremos que haya una paz para todos debemos ser ciudadanos. Acoger y respetar a los demás, deslegitimar cualquier otro tipo de violencia. Quizás así se consiga la paz. 

6 de mayo de 2015