Víspera de noche buena en Madrid | Universidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano

Víspera de noche buena en Madrid

La Brújula

LA BRÚJULA es un medio de comunicación de la Universidad Jorge Tadeo Lozano "hecho por estudiantes y para estudiantes", donde se dan a conocer los acontecimientos y la realidad que influye en la vida universitaria tadeísta.
  • Cultura

Export taxonomy

Recomendado del mes
Víspera de noche buena en Madrid
Compartir en
Lunes, Diciembre 28, 2020

Ilustración: Sofia Camero Cartagena

Redacción: Mariana Osorio

 

El paisaje frío, pero sin nieve, la lluvia caía casi a diario y en caso de que no lo hiciera, el viento frío te agarraba y te hacía correr de regreso a casa, realmente no apetecía hacer nada más que hacerse gusanito entre las cobijas con la calefacción a tus pies, y ver la TV; aunque para ser sincera, nada más podía ver The Big Bang Theory, el castellano me es un poco choqueante en la TV. El trabajo aumentaba cuando uno menos creía, la gente al parecer gustaba más de salir con lluvia que sin ella, algo super loco. Sumando al tip que siempre doy, como mesera, es que, al lugar con más mugre en el suelo, es al que debes entrar, ¿por qué? Algo cultural, pero sigan mis consejos y van a salir a gusto del lugar.

 

Ocho horas a la noche, o incluso un poco más, sumando al día siguiente ir a estudiar; me sentía como un robot. Levantarme de la cama, organizarme e ir a estudiar, luego regresar, dormir e ir a trabajar, a menos que fuese lunes, esos días en casa a gusto me quedaba en el sofá; no trabajo, nada que pudiese implicar esfuerzo. ¿La comida? Nada de mi agrado, mediante fueron pasando las estaciones le fui tomando el gustito a aquellos platos que suenan algo descabellados, como: Cecina (carne de caballo), o el queso de cabra con mermelada de pimentón. Todo me gusta, menos la comida que en invierno se servía, o como mejor se le conoce “comida de cuchara”, las judías o, mejor dicho, los frijoles con bacon era mi tortura más grande, sabiendo que, si no comía eso, me iría a trabajar con el estómago vacío, ¿cuál era la mejor opción?

 

Pasé gran parte de noviembre y diciembre esperando a ver los alumbrados por los balcones del centro de Madrid, o el más mínimo disfraz alusivo a Papá Noel repartiendo volantes de alguna oferta en Gran vía, pero lo que me llevé fue nada, tan solo luces de gatos en los postes de las calles más recurridas del centro, y los cines de callao, porque en Madrid quienes son de ascendencia 100% madrileña, se les denomina gatos, algo así como en Bogotá los Cachacos, supongo; las tiendas atiborradas de gente, y la ropa interior roja agotándose más que cualquier cosa, según, para la prosperidad; pero, a mi parecer, es que el 24, un día que yo conocía como una celebración en familia, se volvió algo meramente festivo, un día más, en el que salías de fiesta, te liabas con un tío/tía para acabar al día siguiente regresando a casa seguramente a las 8 de la madrugada en el primer metro.

 

Una experiencia única para mí, pero que, entre un dilema de emociones podría sí, o no, repetir. Aunque los buñuelos, los villancicos, tomar canelazo y sentarse a contar las mismas anécdotas que el año pasado, no lo cambio por un día festivo, sin luces y ropa interior roja para conquistar.

navidad_2.jpg

Title image: 
Print

Reconocimiento personería jurídica: Resolución 2613 del 14 de agosto de 1959 Minjusticia.

Institución de Educación Superior sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional.