El Covid-19 no solo ha dejado momentos amargos, brinda también una oportunidad para fortalecer la salud mental | Universidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano

El Covid-19 no solo ha dejado momentos amargos, brinda también una oportunidad para fortalecer la salud mental

Recomendados
El Covid-19 no solo ha dejado momentos amargos, brinda también una oportunidad para fortalecer la salud mental
Compartir en
Viernes, Septiembre 30, 2022
Las situaciones vividas por la presencia del Covid en nuestro país, nos ha llevado por laberintos que congestionan el estado mental, tal y como ocurre por todo el planeta; la Organización Panamericana de la Salud -OPS-, ha tocado el tema en su más reciente Conferencia Sanitaria Panamericana cuyas conclusiones recoge el docente de cátedra de Utadeo, Carlos Eduardo Rivera Rodríguez, en su artículo semanal en el que además nos presenta las cifras del avance de la pandemia acorde al corte del Instituto Nacional de Salud del 29 de septiembre.
Imagen original: Depositphotos

¿Has visto que en medio de campos áridos y pedregosos surgen flores? Seguramente sí, pero ¿A qué se debe esta imagen? Las lecciones aprendidas que deja el tormentoso Covid-19 (Campos pedregosos), traerán mejoras en diversos sectores de la salud (Las flores); y es que en la 30ª Conferencia Sanitaria de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), realizada entre el 26 y el 30 de septiembre, funcionarios de alto nivel en el tema de salud coincidieron en varios aspectos, entre ellos uno relativo al bienestar mental: “El Covid-19 presenta una oportunidad para fortalecer la salud mental en las Américas”.

Antes de centrarnos en el artículo, es necesario indicar el entorno de los miembros de la OPS, la cual se compone de 35 estados miembros en América del Sur, el Caribe, Centroamérica y América del Norte - 4 Miembros Asociados (Puerto Rico, Aruba, Curazao, San Martin), 3 Estados Participantes (Francia, el Reino de Holanda y Reino Unido) y 2 Estados Observadores (Portugal y España).

La Dra. Carissa Etienne, Directora de la OPS, indicó en la apertura del evento que: “La pandemia de Covid-19 ha afectado negativamente la salud mental y el bienestar de todos en todas partes, debemos aprovechar las lecciones aprendidas de la pandemia”, dichas lecciones se destacaron en la Edición 2.022 de la Publicación Salud en las Américas lanzada en medio de la 30ª Conferencia, lecciones que permitirán abordar los desafíos de salud mental de la región para el futuro; agregó la Dra. Etienne: “Hemos visto dispararse los índices de estrés, depresión y ansiedad en nuestra región, la mayor afectación está en aquellas personas que viven en condiciones de vulnerabilidad, las cuales han experimentado una mayor carga de condiciones de salud mental, y que tienen un acceso desigual a la atención”, lo anterior se complementa con una cifra dada por la Organización Mundial de la Salud -OMS-, relativa a un aumento global del 25% de la ansiedad y la depresión durante el primer año de pandemia.

La publicación en mención, aborda también el impacto del Covid-19 en la región de las Américas y el Caribe, en la que se han presentado más de 177 millones de casos (29% de los casos globales) y 2,8 millones de fallecimientos (44% de la letalidad global), y es que la región se convirtió en ocasiones en el epicentro de la pandemia; adicional a lo anterior, la OPS indica que la esperanza de vida en América Latina y el Caribe cayó en 2,9 años al pasar de 75,1 años en el 2.019 a 72,2 en el 2.021, y en Norteamérica de 1,8 años; señala la publicación que se plantean desafíos a futuro para los sistemas de salud y que aunque se vieron desbordados durante la pandemia, demostraron una importante capacidad de recuperación.

Sebastián García Saiso, Director del Departamento de Evidencia e Inteligencia para la Acción en Salud de la OPS, destacó otro aspecto: “La pandemia ha afectado directa e indirectamente a la salud de la población y amenazado el avance contra diversas enfermedades, y es que hasta finales del 2.021, 93% de los países notificaron interrupciones en la prestación de servicios esenciales de salud para todas las modalidades, a su vez, 41 países y territorios reportaron casi 2,4 millones de casos entre el personal sanitario y 13.081 fallecimientos”; indicó además el Dr. García que la edición 2.022 de la publicación Salud en las Américas, servirá a los tomadores de decisiones para asesorar políticas públicas que permitan retomar el progreso hacia una mejor salud para todos; y acerca de la caída en la esperanza de vida, indicó que: “Esto se puede revertir en la medida en que los países avancen con la vacunación contra el Covid-19, fortalezcan sus servicios de salud para brindar una atención para todos y reduzcan las inequidades que inciden en la salud”.

De la 30ª Conferencia Sanitaria de la OPS quedaron logros a partir de las lecciones aprendidas del Covid-19, y es que los Estados miembros debatieron y aprobaron una Política para la Mejora de la Salud Mental, cuyo objetivo es ayudar a los países a fortalecer e implementar políticas para mejorar la salud mental en la región, más que la continuidad en la implementación de esquemas de telesalud surgidos en medio de la pandemia, de forma que las políticas planteadas en la Conferencia, van entorno al aseguramiento de una verdadera transformación de la salud mental a través de acciones políticas al más alto nivel, el fortalecimiento de las asociaciones multisectoriales, inversiones en infraestructura, recursos humanos y servicios; adicionalmente, se indicó la continuidad de la Comisión de Alto Nivel sobre Salud Mental y Covid-19 establecida desde mayo del 2.022 para apoyar a los Estados Miembros de OPS en la mejora y el fortalecimiento de la salud mental en las Américas.

Mientras tanto, nuestro país continúa en una normalización de la situación, tal y como se puede determinar del reporte de cifras del Instituto Nacional de Salud del pasado 29 de septiembre; se encuentra que durante la semana anterior al corte se detectaron 820 casos (170 menos con respecto a una semana atrás), fallecieron 25 personas (2 más que las presentadas una semana atrás), continúan como activos 2.511 casos, las unidades de cuidado intensivo presentan una ocupación del 63,01%, y con respecto a la vacunación se llegó a 88’720.602 dosis, 36’670.153 personas han completado el esquema de dos dosis o monodosis, 14’115.363 personas se han aplicado un refuerzo y 1’813.094 ya cuentan con segundo refuerzo.

Llevamos 5 meses sin emergencia sanitaria, tiempo en el que se han presentado 214.705 nuevos casos y 1.997 fallecimientos, lo que implica cálculos diarios de 1.403 casos día y 13 muertes día. La siguiente imagen, permite apreciar el comportamiento semana a semana de la incidencia y la letalidad en estos 5 meses.

 Regionalmente, se destaca la incidencia semanal en Antioquia (120 casos), Bogotá (496 casos) y el Valle del Cauca (85 casos). Con respecto a las Unidades de Cuidado Intensivo, a la fecha de corte detallada en este artículo, las capitales departamentales que cuentan con una disponibilidad menor al 25% son: Armenia (19%), Bucaramanga (23%), Cúcuta (19%), Ibagué (22%), Manizales (18%), Medellín (15%), Montería (21%), Neiva (23%) y Pereira (24%).

En el entorno del Plan Nacional de Vacunación, 709 municipios han alcanzado una cobertura del 70% de su población; en 585 municipios, el 40% de su población ya tiene 1 refuerzo y con el mismo criterio del 40% cumplen 19 capitales departamentales a saber: Armenia, Barranquilla, Bogotá, Bucaramanga, Cali, Cartagena, Ibagué, Leticia, Manizales, Medellín, Neiva, Pasto, Pereira, Popayán, Puerto Carreño, Riohacha, San Andrés, Tunja y Yopal.

En conclusión, hemos convivido en nuestro país con el Covid-19 y sus variantes por más de 940 días, pasamos por aislamiento preventivo, restricciones de movilización en calles, cierre de entidades educativas a todo nivel, suspensión de actividades religiosas, culturales, laborales, cierre de carreteras, aeropuertos, fronteras y otras restricciones más, nos tocó aprender a respirar de otra forma, pues el tapabocas no deja de ser un elemento extraño y molesto para nuestro cuerpo, pasamos 5 picos de letalidad donde se nos han ido más de 140 mil personas en medio de la preocupación de los más de 6,3 millones de casos entre los que se afectaron padres, madres, hermanos, amigos y conocidos; y aunque toda la vida hemos oído la frase, “Somos un animal de costumbres”, pues sí, lo somos, nos tocó por un tiempo cambiar de tajo nuestras costumbres, nos tocó adoptar otras, pero por más capacidad de adaptación que tengamos, los días vividos nos congestionaron la mente y el espíritu; en los últimos 5 meses contados desde el 1 de mayo nos movemos en un ambiente sin emergencia sanitaria y si no es porque nos exigen el uso del tapabocas en las instituciones de atención médica o toma de exámenes de nuestro cuerpo, pensaríamos que hemos retornado a los hábitos prepandemia; en nuestro interior quedaron cosas, no creo se nos olviden las imágenes de soledad y silencio en las calles, en verdad esto nos enfermó y muchos no lo percibimos.

Buena la intención de las autoridades mundiales de salud, como la OMS, donde su director afirmó en medio de la 30ª Conferencia Sanitaria de la OPS: “Hay que mantener la lucha, necesitamos asegurarnos de que la salud mental esté constantemente en la agenda y que invirtamos en ella y que se tome en serio, en la OMS tenemos que mantenerla visible, hablar de ello a diario y movilizar a nuestros líderes políticos para que tomen la iniciativa”.

Ha sido un camino escabroso, los que hemos caminado por las montañas conocemos la morrena (Desechos de roca en los glaciares que hacen difícil el transitar) y en medio de ella surgen flores de la nada, el transitar del Covid, ha dejado enseñanzas que las autoridades médicas y la ciencia toman como lecciones aprendidas para el futuro.

¿Y a ti, qué lecciones aprendidas te ha dejado la pandemia? Una pista, ¿valoras hoy más intensamente a tu familia?

*Conoce aquí el reporte detallado de las cifras a nivel nacional y regional.

Reconocimiento personería jurídica: Resolución 2613 del 14 de agosto de 1959 Minjusticia.

Institución de Educación Superior sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional.