La corrupción en Colombia tiene raíces culturales: opinión de Salomón Kalmanovitz

Utadeo en los Medios
La corrupción en Colombia tiene raíces culturales: opinión de Salomón Kalmanovitz
Compartir en
Domingo, Octubre 8, 2017
Profesores
Fotografía: Laura Vega - Oficina de Comunicación

Muchos han oído hablar de la cultura del avivato, de la malicia indígena y el desacato a las normas. Pues bien, para el profesor emérito de Utadeo, Salomón Kalmanovitz, estas son algunas de las raíces de la corrupción en nuestro país, según lo afirma en su columna de opinión publicada en el diario El Espectador, bajo el título de “La lucha contra la corrupción”.

Para el experto en historia económica, la viveza hace parte de la herencia colonial, y se ha fortalecido con el surgimiento del clientelismo, las mafias al interior del Estado y la evasión de impuestos y a la seguridad social, fomentando el monopolio sobre contratos y nóminas por parte de los funcionarios y políticos, sumado a la violación de las normas electorales, entre ellas el financiamiento ilegal de las campañas y el nombramiento sin requisitos en la mayoría de los cargos públicos; “No es accidental que nuestra infraestructura sea tan pobre y que haya costado mucho más que la de otros países vecinos, donde es de excelente calidad”, puntualiza Kalmanovitz.

Cortar el vínculo entre los intereses privados y públicos en la financiación de campañas, al tiempo que se constituye un cuerpo de aforados autónomos en el Consejo Electoral, son algunas de las medidas que el columnista cree necesarias para erradicar la corrupción: “se requiere de una voluntad política con la que no cuenta la mayor parte de los partidos clientelistas, voluntad que sí puede surgir de un frente de centro-izquierda contra la corrupción en las próximas elecciones”, finaliza.

Lea la columna completa, en el siguiente vínculo

Consulte la versión impresa de la columna de opinión

Reconocimiento personería jurídica: Resolución 2613 del 14 de agosto de 1959 Minjusticia.

Institución de Educación Superior sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional.