91 historias que cierran su primer capítulo en Utadeo. Así fue la ceremonia de graduación de pregrado

91 historias que cierran su primer capítulo en Utadeo. Así fue la ceremonia de graduación de pregrado

Destacadas
91 historias que cierran su primer capítulo en Utadeo. Así fue la ceremonia de graduación de pregrado
Jueves, Junio 7, 2018
Compartir en
Fotografías: Alejandra Zapata - Oficina de Comunicación
Andrés Matiz, Alejandra García y Pablo Roldán son tan solo algunas de las historias que hablan de los sueños de nuestros nuevos egresados tadeístas que, tras la ceremonia de graduación, alzan vuelo. Reviva la más reciente celebración de grados en Utadeo desde la perspectiva de sus protagonistas.

La emoción embargaba a Andrés Matiz, pues sabía que no solo se convertiría en arquitecto, sino que además haría parte de ese legado arquitectónico que, durante generaciones, ha guardado su familia. Su madre, Tatiana Bahamón también estaba orgullosa, pues su hijo ahora también sería su colega. De su paso por la Universidad, las trasnochadas y las ‘pasadas de largo’, realizando las entregas finales de cada semestre, Tatiana recuerda que Andrés no se dejaba ayudar mucho, pues su espíritu de independencia lo llevaban a hacer sus actividades académicas solo. Como esta historia, otras noventa más tuvieron un ‘final’ feliz, como parte de la más reciente ceremonia de graduación de pregrado que se llevó a cabo el pasado 7 de junio, en el Auditorio Fabio Lozano de Utadeo. 

Andrés Matiz (centro), acompañado de su familia.

Sin embargo, como lo resaltó la rectora de Utadeo, Cecilia María Vélez, en su discurso a los graduandos, este no es el final de la historia, sino apenas el primer peldaño de esta, en un mundo que se encuentra en constante cambio, donde aprender a aprender es la principal habilidad que se requiere para responder a los retos: “La Institución se comprende como una Universidad formativa que realiza investigación, que es congruente con esa identidad y con lo que implica la responsabilidad social, a su propósito de reconocer la importancia de las artes, su preocupación por el medio ambiente y las riquezas culturales y naturales del país, a su apertura a la innovación, a la internacionalización y a las nuevas tecnologías y a su vocación por una educación centrada en el estudiante”, señaló la directiva.

Mientras los discursos transcurrían, Alejandra García, quien se graduó como ingeniera industrial, sentía que la calma era cada vez más notoria. La noche anterior no había podido dormir y los sentimientos de felicidad y ansiedad la rodeaban. Sabía que ya se encontraba a escasos minutos de oír su nombre y alcanzar el tan anhelado diploma que le abrirá un mundo de oportunidades.

Alejandra García (centro) y su familia.

A Pablo Roldán, egresado del programa de Cine y Televisión, le ocurría algo similar. Oriundo de Medellín, decidió viajar a Bogotá para estudiar el lenguaje que, ahora, domina mejor, el del Séptimo Arte. Pero más que un rodaje o un trabajo final de producción, ahora tenía un gran reto: dar las palabras a sus compañeros de grado y al público asistente, entre los que se encontraba su familia, que viajó desde la capital de Antioquia para ver el triunfo de su hijo. Su discurso versó sobre el cine, esa disciplina que lo trasnocha y apasiona desde que estaba en el colegio: “El cine es un testimonio del mundo. Como esa única cosa que por sus características ontológicas nos hace acceder a la belleza, de ese acto misterioso que, viendo las vidas imaginadas de otras personas, nos permite enterarnos sobre la nuestra. Y es que nuestra área de estudio, cualquiera que fuere, nos permite construir un espacio habitable”, resaltó el tadeísta, quien recordó las anécdotas divertidas cuando, con su grupo, amanecía 'rodando' por las instalaciones de la Universidad y sus alrededores. 

La familia de Pablo Roldán viajó desde Medellín para asistir a su graduación.

Así mismo, ser ahora profesional es un tributo, una recompensa a la esperanza y esfuerzo de las personas que vieron en cada uno de los graduandos una solución a las diferentes problemáticas y necesidades que presenta nuestro país: “Es un día feliz porque necesitamos de personas buenas como ustedes, profesionales que sepan muchas cosas, pero que sobretodo lleven el espíritu de la Tadeo, que piensen que la ciencia es mejor si está cerca de las necesidades de las personas, pues de nada sirve una Universidad si el saber se vuelve objeto de arrogancia. No se olviden que el propósito de una vida bien vivida es buscar la felicidad de los demás, incluso, por encima de la felicidad propia”, resaltó el director del programa de Publicidad, José Alejandro Polanco, en su intervención en la ceremonia.

José Alejandro Polanco, director del programa de Publicidad

Finalmente, uno a uno, los nombres de los nuevos egresados tadeístas fueron leídos. Pero no solo sus nombres, detrás de ellos, miles de ilusiones y sueños de innovación, de emprendimiento, de seguir buscando y explorando, comenzaron a tomar vuelo, al igual que los aviones de papel azul que surcaron el Auditorio al finalizar la ceremonia, luego que cada uno de los graduandos los lanzaran desde sus puestos. Así le sucede a Pablo, quien decidió encaminarse por la critica cinematográfica, siendo el editor de la revista digital Cero en Conducta. O como el de Andrés, quien actualmente trabaja en varios proyectos arquitectónicos, entre ellos uno de cabañas autosostenibles en Nocaima (Cundinamarca) y de construcción de 280 viviendas para Panaca.

“Somos una Universidad donde el arte y la ciencia se encuentran, conversan y se interpelan. Somos la Universidad donde se puede ser sin etiquetas y desarrollar plenamente las potencialidades de la personalidad, la creatividad, la capacidad innovadora, la vocación y el talento. Somos de los que exploran, de los que no se cansan de buscar las posibilidades que ofrece el conocimiento”, señaló la rectora en un emotivo mensaje en el que recordó que ser egresado tadeísta es llevar siempre a la Universidad en el corazón y tenerla como su casa.

Fotos

Reconocimiento personería jurídica: Resolución 2613 del 14 de agosto de 1959 Minjusticia.

Institución de Educación Superior sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional.