De Utadeo admiro que en su ADN está la innovación y un fuerte vínculo con el medio ambiente

De Utadeo admiro que en su ADN está la innovación y un fuerte vínculo con el medio ambiente

Destacadas
De Utadeo admiro que en su ADN está la innovación y un fuerte vínculo con el medio ambiente
Jueves, Agosto 9, 2018
Compartir en
Fotografía: Alejandra Zapata - Oficina de Comunicación
Julián López Murcia, nuevo Decano de la Facultad de Ciencias Sociales, ha liderado equipos de trabajo muy diversos en la academia, el sector público y el sector privado. Conozca aquí más de él.

Sin darse cuenta, la vida de Julián López ha estado rodeada de tadeístas. En un reconocimiento que guarda en su casa, se encuentra la firma de la rectora Cecilia María Vélez, en ese momento Ministra de Educación, otorgada por haber sido el tercer mejor Ecaes del país y el mejor de la Javeriana. Un dato curioso: hasta su llegada a Utadeo, nunca se habían visto en persona.

Por el contrario, a quien sí conoció fue a Jorge Orlando Melo, antiguo decano de Ciencias Sociales de Utadeo, quien estuvo presente en la primera presentación de su proyecto de investigación doctoral en Oxford.

Julián, quien estudió Derecho en la Universidad Javeriana, realizó dos maestrías: una en derecho económico, también en la Javeriana, y otra en regulación en London School of Economics, como becario del programa Low Murtra del Banco de la República, donde recibió clases de Martin Lodge y Robert Baldwin. Y su doctorado, sobre la recentralización en Colombia, lo llevó a cabo en la Universidad de Oxford, bajo la supervisión del profesor emérito de All Souls College Christopher Hood y del profesor y fellow de Brasenose College, Eduardo Posada Carbó.

La Oficina de Comunicación habló con él para conocer sus planes con la Facultad, las razones por las que decidió llegar a Utadeo y, cómo no, su vida privada. Lo invitamos a leer la entrevista.

Empecemos hablando de quién es Julián López Murcia, ¿en dónde ha trabajado?

He sido afortunado, porque he podido trabajar en proyectos bastante interesantes y con equipos muy comprometidos en la academia, el sector público y el sector privado.

Con 25 años fui nombrado Director del Centro de Estudios de Derecho Internacional de la Universidad Javeriana y editor de la revista académica International Law. Con un equipo de estudiantes y de jóvenes investigadores logramos que el grupo de investigación y la revista alcanzaran la categoría A ante Colciencias. Además, impulsamos la creación de la Academia Colombiana de Derecho Internacional –Acoldi-.

Luego di clases en el Center for Transnational Legal Studies, una institución a la vanguardia de la educación legal en el mundo que lidera Georgetown University en Londres. En Colombia, he sido profesor en temas regulatorios en Los Andes, la Javeriana, el Rosario, el Externado, la Universidad del Norte y la Universidad del Cauca. Y en El Salvador, en la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas. También impartí clases sobre políticas públicas en la Escuela de Gobierno Alberto Lleras Camargo de la Universidad de Los Andes. Y fui tutor, que es una figura muy particular de Oxford, en temas de política en América Latina, en St Anne’s College.

He presentado mis investigaciones en los congresos internacionales de la American Political Science Association y de la Latin American Studies Association, y en universidades como LSE, Glasgow y la UNAM.

Publiqué un artículo en el 2013 en el Journal of Politics in Latin America, que fue el más leído ese año de esa Revista, sobre la relación entre Agencias Regulatorias y Cortes Constitucionales en el Sur, lo que los teóricos llaman el Sur Global.

En el gobierno, fui asesor durante cuatro años en la Superintendencia de Servicios Públicos Domiciliarios. Y del 2016 al 2018 fui Superintendente Delegado para Acueducto, Alcantarillado y Aseo. Trabajé con un equipo de 150 personas en la difícil tarea de vigilar más de 3.000 prestadores registrados y un estimado de 12.000 sin registro oficial en todo el país. Fue una experiencia muy intensa. Pude conocer a fondo la realidad de los servicios de agua potable y saneamiento básico en todas las regiones, particularmente en la región Pacífica, y a la vez las tremendas dificultades para mejorar la regulación en el país.

Y en el sector privado, trabajé más de cuatro años en la firma de abogados Estudios Palacios Lleras, también en temas de servicios públicos, bajo la dirección de Hugo Palacios Mejía, un extraordinario abogado que ha preparado varias de las más importanes reformas legales en el país en temas portuarios, financieros y de servicios públicos. Uno de los grandes líderes de la profesión legal en Colombia.

¿Cómo tomó la decisión de postularse para ser decano?

Desde cuando entré a la Superintendencia, me propuse volver a la academia cuando terminara la administración del Presidente Santos. Y desde hace algún tiempo venía trabajando y discutiendo algunas ideas sobre cambios necesarios en la educación legal y en Ciencia Política en Colombia. A la Decana Sandra Borda la había conocido hace un par de años. Le comenté mi decisión de volver a la academia y ella me contó sobre el concurso público para elegir a su reemplazo. Me dijo: “entra y compite”. Me pareció el mejor espacio posible, porque siempre he identificado a la Tadeo como una universidad que tiene en su ADN la innovación y un fuerte vínculo con el medio ambiente.

¿Qué conocía de la Tadeo? ¿Qué lo llevó a tomar la decisión?

De la Tadeo conocía su inmenso prestigio en áreas como el Diseño, la Publicidad y la Biología Marina. Y su programa pionero en Relaciones Internacionales, particularmente por el ex canciller Camilo Reyes.

Y en temas más cercanos a mis investigaciones, conocía los trabajos del Profesor Kalmanovitz y de Jorge Orlando Melo, primer decano de la Facultad de Ciencias Sociales. De hecho, la primera vez que presenté mi investigación él estaba dentro del panel en St Anthony’s.

También tuve la oportunidad de asistir al panel organizado por la Tadeo en el congreso de la Latin American Studies Association, liderado por Sandra Borda. De modo que hace unos dos años tuve la oportunidad de discutir temas académicos con varios de los profesores con los que ahora hago equipo en la Facultad.

Y el año pasado, en el Simposio sobre Crecimiento Verde del DNP y la Universidad de Los Andes, estuve en el mismo panel con la profesora Jully Andrea Herrera, discutiendo los retos para la economía circular en Colombia.

A un nivel más personal, conocía a los profesores Jose Alberto Pérez y Olga Illera, por la asociación de ex alumnos de Oxford en Colombia. Y al profesor Fabián Cárdenas, que hizo su doctorado en la Javeriana y también es miembro de la Academia Colombiana de Derecho Internacional.

¿Ha trabajado con tadeístas?

Trabajé la propuesta de política ambiental de Humberto De la Calle con el diseñador Pablo Rodríguez, su liderazgo fue clave y la propuesta tuvo varios reconocimientos, particularmente en el tema de deforestación. Y, en el pasado, trabajé varios temas con egresados de Publicidad y de Comunicación Social.

Uno tiene la idea que las personas de la Tadeo son tremendamente creativas, y cuando uno trabaja con ellos esa expectativa se cumple, son muy creativos y tienen una claridad mental envidiable para presentar ideas complejas en mensajes breves y contundentes. Recientemente empecé a acercarme a diseñadores industriales para revisar las posibilidades de aplicar herramientas del design thinking, a otras áreas, particularmente al Derecho. Es un tema que se viene trabajando con una fuerza creciente fuera del país, y que en Colombia ha sido impulsada por abogados con nuevas perspectivas como José Torres. Es uno de los temas que yo quisiera impulsar como decano.

Llega a una Facultad muy diversa, va desde Cine y Televisión a Derecho y Ciencias políticas, ¿cómo se integrarán?

Nuestra facultad es única en el país en su conformación. Académicos de humanidades, de ciencias políticas, de relaciones internacionales, de comunicación, de cinematografía y de derecho comparten desde el pregrado y es una oportunidad única, de la cual yo creo que los estudiantes pueden sacar un gran provecho.

De hecho, creo que la estructura de la Facultad reconoce interrelaciones tan profundas como, por ejemplo, las que existen entre los actuales fenómenos políticos y los medios de comunicación.

Desde una perspectiva más concreta, la integración de la Facultad ya tiene un recorrido importante. La Decana Sandra Borda y todo el equipo de la Facultad no sólo trabajaron con esa orientación en el rediseño de los programas de pregrado, sino que estructuraron un doctorado en Estudios Sociales, que ya obtuvo registro calificado, y Razón Crítica, la revista académica de la Facultad.  

Ahora bien, creo que debemos ir más allá de las Ciencias Sociales. Y creo que ahí la Tadeo tiene unas ventajas muy interesantes frente a otras universidades que tienen Ciencias Sociales, pero no tienen Diseño o Biología, y mucho menos espacios como TadeoLab. En la Tadeo podemos inspirarnos en cursos de Stanford como “hacking for defense” o “hacking for diplomacy” y producir respuestas muy concretas a problemas específicos del país.

Queremos conocerlo también de forma personal… cuéntenos de usted.

Nací en Bogotá hace 35 años. Vengo de una familia de abogados, salvo mi hermano menor que es arquitecto. He sido muy nerdo toda la vida, pésimo jugador de fútbol, hincha de Millonarios o “simpatizante” como me dijo un amigo por no ir siempre al estadio, y un gran admirador del buen vallenato, así como de la voz de Ivo Díaz o el acordeón de Ciro Meza.

Me gusta pensar a largo plazo e ir construyendo las cosas paso a paso. Por ejemplo, desde el pregrado tenía decidido irme a estudiar a la London School of Economics y luego a Oxford. Ese era uno de mis grandes sueños. El único problema era que en mi colegio me habían enseñado de todo, menos inglés. Pero no claudiqué frente a 10 resultados adversos, entre TOEFL y IELTS ¡algunos terriblemente adversos! Y en el número 11 logré el puntaje que me pedían. Creo que Churchill tenía razón al decir que el éxito consiste en ir de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo.

Desde el 2011 estoy casado con Laura Bernal, profesora de Derecho en la Javeriana, y tenemos dos hijos pequeños. De modo que cuando no estoy en la Universidad, en general, estoy cambiando pañales y otras actividades similares.

Y en la hora diaria que aún tengo para mí, entre las 10 y 11 p.m., me gusta leer biografìas, y recientemente los libros del book club que iniciamos con unos amigos. Este mes yo elegí el libro, y estamos leyendo “Universal Man: The Seven Lives of John Maynard Keynes” de Richard Davenport-Hines. Una magnífica biografía de Keynes que explora sus diferentes facetas, más allá de su obra como economista. Muy recomendado.

¿Cine o Netflix?

Ir a Cine tiene su mística. Pero por ahora es un poco difícil. Creo que sólo nos hemos podido ver en familia, tranquilamente, Coco.

Netflix es nuestra mejor opción.

¿Cómo comparte con sus hijos?

Ellos ponen la agenda. Yo paso de caballo a pirata, de pirata a lucha libre, luego a caballero y finalmente a jugador de la selección Colombia. También nos gusta leer. Poco a poco hemos armado una pequeña biblioteca con literatura infantil de varios países. Y los fines de semana salimos a sitios cerca de Bogotá como Chingaza, que es un espectáculo de la naturaleza con venados y osos.

¿Practica algún deporte?

Me gusta decir que juego Squash, pero hace al menos dos años que no lo hago. Espero tener un pronto y glorioso regreso, ahora que me contaron que tenemos canchas en la Tadeo.

Reconocimiento personería jurídica: Resolución 2613 del 14 de agosto de 1959 Minjusticia.

Institución de Educación Superior sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional.