Egresados tadeístas brillaron en el Salón Visual Bacánika 2021, con el primer y segundo lugar | Universidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano

Egresados tadeístas brillaron en el Salón Visual Bacánika 2021, con el primer y segundo lugar

Egresados tadeístas brillaron en el Salón Visual Bacánika 2021, con el primer y segundo lugar

Destacadas
Egresados tadeístas brillaron en el Salón Visual Bacánika 2021, con el primer y segundo lugar
Martes, Julio 27, 2021
Compartir en
La obra “El adiós”, del tadeísta Nicolás Sanabria, obtuvo el primer lugar del Salón, mientras que la egresada Sandra Restrepo, con su obra “El barro del paraíso”, ocupó el segundo lugar. Además, Bacánika y el Área Académica de Diseño Visual e Interactivo de Utadeo unieron fuerzas para producir un video en honor a “Rodez”.
Fotografías: Bacánika y archivo personal

Con su obra “El adiós”, una pieza que se construye como una reflexión constante sobre sucesos de la niñez que marcaron un sentimiento de culpa frente a las situaciones que le siguieron hasta hoy, el diseñador gráfico tadeísta Nicolás Sanabria obtuvo el primer lugar del Salón Visual Bacánika 2021, cuya premiación se llevó a cabo el 21 de julio en la Galería CasaTinta. Con Sanabria, este es el segundo año en el que un exmiembro del Semillero de Ilustración “Aquí no hay artistas” y monitor de la Línea Imagen, liderada por el profesor Julián Velasquez Osorio, obtiene este importante reconocimiento en un evento que reúne a la comunidad gráfica del país.

“El adiós” es una invitación a desprenderse de todas las situaciones que marcaron un sentimiento de culpa desde la niñez; significa seguir el tránsito de la vida. Para ello, Nicolás tomó partes de “El Adiós”  de Gustavo Cerati, así como elementos de las canciones “Diente de León” de Café Tacvba y de “Al lado del camino” de Fito Paz, para hablar de una necesidad de irse, viajar y ser otro ser.

Así fue la visita guiada del Salón Visual Bacánika 2021

“Apenas y veo cómo se recibe una visibilidad mucho mayor. Sin embargo, el objetivo y el foco está en ver qué me permite esa visibilidad para "hacer ver" ciertos diálogos que posibilita la imagen en este contexto social, cultural y político tan crítico y complejo y en las indagaciones personales. Esto es resultado de muchos encuentros previos muy importantes, entre ellos con el Semillero de Ilustración “Aquí no hay artistas”, que ha sido el gran formador en cuanto a mi camino como ilustrador”, destaca Nicolás. 

Sobre ello, precisamente, nuestro egresado subraya que fue en los espacio extracurriculares, en el encuentro con sus profesores, donde encontró el más importante incentivo y motivación para forjar su carrera.

“El adiós”, de Nicolás Sanabria.

“La posibilidad de encontrarse con compañeros y compañeras en TutoLab, hablar con maestros y maestras, ingresar a exposiciones y hacer parte de ellas, te pone todo el tiempo a dialogar y construir una postura y caminos. El mayor de estos espacios fue el semillero “Aquí no Hay Artistas”, un grupo de personas que el viernes íbamos a dibujar hasta tarde y hablar sobre imagen y sobre el estudio de estas, así como llevar a cabo proyectos de manera autónoma. En el tema de la ilustración, el gran mentor y creador de todo esto fue Julián Velazquez Osorio. A partir de este espacio no solo crece una constancia que se mantiene hoy sino un trabajo e interés en la investigación que condicionó mi perfil e interés como realizador. La línea de imagen influyó tanto en los espacios para un trabajo riguroso técnico como para colaborar con las demás disciplinas que la componen y hacer una sumatoria de cada paso de la carrera. Creo que esta cuenta con maestros y maestras increíblemente activos que gestionan espacios muy oportunos y bellos para compartir y aprende a niveles técnicos y teóricos”.

Pero la alegría iría por partida doble, pues la también egresada tadeísta de Diseño Gráfico, Sandra Restrepo, ocupó el segundo lugar en la premiación del salón, con su obra “El barro del paraíso”, pieza que hace parte de la cubierta del libro: “Cuentos para el des-confinamiento”, publicado por la editorial Tanuki en España, una publicación de cuentos de misterio y terror que se escribió en Cataluña en pleno confinamiento por la pandemia del Covid-19. 

Ángel Unfried (Editor y director Bacánika), Pastora Correa ( Directora Área Diseño Visual e Interactivo Utadeo), Nicolás Sanabria (Egresado de Diseño Gráfico, ganador Salón Visual Bacánika 2021), Diana Arias (Casa Tinta) y Julián Velasquez (Docente Utadeo).

“Cuando empecé la carrera tenía mucha ilusión de ser ilustradora, pero en primer semestre me dí cuenta rápidísimo que yo no tenía ni idea de dibujar, comparándome con algunos compañeros, y como la carrera era tan amplia, me fuí inclinando mucho más por el diseño, influida por Orlando Beltrán. La ilustración siguió dándome vueltas en la cabeza, tanto así que, incluso, tomé todos los talleres que dictó mi maestro Rodez. Lo increíble del diseño, y es por eso que lo amo, es que tiene infinitas formas de abordarse. Desde hace cuatro años me dedico completamente a ilustrar y, desde luego, uso todos mis conocimientos de diseño: color, composición, el planteamiento de las formas, las texturas, etc… Nunca imaginé ganarme algún premio como ilustradora, lo que me dice que estoy tomando un buen camino y que nunca es tarde para empezar nuevas metas”, añade la egresada, quien recuerda que hizo parte de la primera generación profesional de diseñadores gráficos de la Universidad.

“El barro del paraíso”, de Sandra Restrepo

De acuerdo con Bacánika, para el Salón Visual se recibieron 4.500 piezas procedentes de artistas de 113 ciudades y municipios del país, así como de 30 ciudades del exterior, de las cuales se seleccionaron 80 para la muestra que estuvo en CasaTinta desde el pasado 15 de julio.

Vale la pena señalar que, para esta séptima edición del salón, se contó con ilustradores, maestros e importantes actores del medio, entre ellos el ilustrador español Oscar Llorens; Diana Arias, directora de la Galería CasaTinta; Carlos Riaño, diseñador gráfico y profesor asociado de la Facultad de Artes de la Universidad Nacional de Colombia; El Faire, una plataforma para las artes gráficas creada por Ximena Escobar y María del Pilar Botero en Medellín, y Traque, un estudio creativo encabezado por los ilustradores Juan Sin Miedo y Santa Gross. 

La tadeísta Melissa Zuluaga también participó en el Salón Visual, con su obra: ¿Será que nos buscamos cuando nos sentimos perdidos? O más bien nos perdemos de tanto buscarnos. 

Pero, sin duda alguna, uno de los momentos más inolvidables de esta edición del salón corrió por cuenta del homenaje al diseñador gráfico tadeísta Edgar Tito Rodríguez, mejor conocido como “Rodez”, quien falleció en enero de este año, considerado un ícono del arte urbano y de la ilustación en Colombia y América Latina, así como uno de los mejores profesores que ha tenido el programa de Diseño Gráfico de Utadeo.

Precisamente, Bacánika y el Área Académica de Diseño Visual e Interactivo de Utadeo unieron fuerzas para producir un video en honor a “Rodez”, el cual reúne las voces de algunos de sus colegas y amigos, entre ellos Pastora Correa, Rosario Gutiérrez y Ángel Unfried. 

 

Así se vivió la ceremonia de premiación

Reconocimiento personería jurídica: Resolución 2613 del 14 de agosto de 1959 Minjusticia.

Institución de Educación Superior sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional.