Empresas B, un movimiento global que contribuye a la solución de problemas sociales y ambientales

Empresas B, un movimiento global que contribuye a la solución de problemas sociales y ambientales

Destacadas
Empresas B, un movimiento global que contribuye a la solución de problemas sociales y ambientales
Viernes, Abril 5, 2019
Compartir en
Fotografías: Alejandra Zapata - Oficina de Comunicación
En Colombia, algunas de las empresas que cuentan con certificación B son Crepes & Waffles, Natura y Servioptica, que apuestan por tener un impacto social, económico y ambiental.

Hoy en día, los consumidores no solo esperamos que las empresas produzcan bienes y servicios. La crisis ambiental nos ha llevado a exigir compromisos de parte de las compañías, sea cual sea su área de trabajo, con el cuidado ambiental y con hacer de esta una mejor sociedad.

Valoramos las empresas que contribuyen a mejorar las condiciones de vida de las personas con escasos recursos; que contratan a madres cabeza de familia; que apoyan los emprendimientos locales, a los campesinos o las personas de las regiones; que valoran a sus empleados y tienen buenas prácticas laborales, y, por supuesto; que reducen su huella de carbono, no contaminen y cuiden el medio ambiente.

Justamente, las Empresas B engloban todo lo anterior. Según comentó Melissa Moreu, egresada del programa de Diseño y Gestión de la Moda de Utadeo y coordinadora de comunicaciones de Sistema B Colombia, para estas empresas “lo importante no es solo el producto o servicio sino por qué se hace y cómo se hace.”

Sistema B es la ONG que se encarga de entregar las certificaciones a las empresas que cumplen con los requisitos para ser B, en América Latina. En Europa se conoce como B Corp y en Estados Unidos como B Lab.

Aunque este es un tema que compete exclusivamente a las empresas, para Federico Manuel Zevallos, profesor de la Escuela de Administración, Contaduría y Mercadeo de Utadeo, es necesario que la academia se vincule y que los estudiantes aprendan sobre estos temas, en especial ahora, que los problemas locales como la escasez de recursos o el daño al medio ambiente, se están convirtiendo en problemas globales.

Estas empresas no buscan solamente reducir los impactos negativos de las empresas en el medio ambiente y la sociedad sino contribuir en la solución de las problemáticas tanto sociales como ambientales.” Por eso, Zevallos, junto a la profesora Francesca Senessi, le apuestan por incluir este tipo de perspectivas en las materias de Responsabilidad Social.

Justamente, como parte de estas materias y gracias a la gestión de Pastora Correa, directora del programa de Diseño y Gestión de la Moda de Utadeo, se realizó un ciclo de charlas y talleres sobre Empresas B, a las que asistieron, entre otros, representantes de Servioptica y TriCiclos.

Felipe Belalcazar, jefe de proyectos de TriCiclos e invitado a la clase, afirmó que la iniciativa de Empresas B no se trata de hacer “las mejores empresas del mundo sino de hacer las mejores empresas para el mundo.”

TriCiclos es una empresa cuyo propósito es reducir la generación de residuos. Para ello, le apuestan a la economía circular y a hacer más sustentable el ciclo de vida útil de los productos. Junto a su compromiso con el medio ambiente, esta empresa le apuesta a tener altos niveles de gobernanza y transparencia.

Por su parte, Servioptica, catalogada como una de las 1000 empresas más grandes del país, también busca lograr un triple impacto en temas sociales, financieros y ambientales.

Según explicó Felipe Chajín, gerente general de Servióptica, su empresa tiene un ambicioso proyecto de inclusión de personas con discapacidad, en especial sordomudas. Este programa fue reconocido en el 2016 por la ONU como un ejemplo para Colombia.

De igual manera, sus empaques son reciclables y biodegradables, lo que disminuye su huella ambiental y, por medio de la Fundación Volver, brindan servicios de mejoras en la visión para personas en pobreza extrema.

A pesar de que la iniciativa de Empresas B no es muy conocida aún, se espera que a futuro la certificación B sea un criterio de los clientes al momento de adquirir productos o servicios. Incluso, la Organización de las Naciones Unidas firmó un convenio con B Lab para que la plataforma de gestión de impacto usada por B Lab se alinee con el enfoque normativo de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. De esta manera, las empresas podrán evaluar, compararse y mejorar su desempeño en relación con los ODS.

Las empresas que estén interesadas en certificarse, deben diligenciar un formulario, en el que se evalúan elementos como: medio ambiente, trabajadores, comunidad y gobernanza (transparencia). Además, es una evaluación adaptativa, las preguntas dependen del tamaño de la empresa y de su área de trabajo, entre otros elementos.

Reconocimiento personería jurídica: Resolución 2613 del 14 de agosto de 1959 Minjusticia.

Institución de Educación Superior sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional.