Nicolás Casanova habló con Utadeo sobre el estreno de su documental en Eureka

Destacadas
Nicolás Casanova habló con Utadeo sobre el estreno de su documental en Eureka
Compartir en
Martes, Septiembre 19, 2017
Estudiantes
Fotografías: Archivo personal Nicolás Casanova

Este año, el Festival Universitario de Cine Eureka trae numerosas sorpresas. Dentro de la programación, que va del 18 al 23 de septiembre, se encuentra la proyección de cortos y largometrajes, charlas académicas y foros de pensamiento en torno al ejercicio de la dirección de cine.

Como parte de estas actividades, Nicolás Casanova, estudiante de Cine y Televisión de Utadeo, estrenará su documental “El ‘Culebro’: la historia de mi papá”, en el que narra una faceta más íntima del conocido actor y director colombiano, inmortalizado en su papel de Eutimio Pastrana Polanía, en Don Chinche. El lanzamiento se hará el próximo 20 de septiembre en el Aula Máxima de la Universidad.

A pocos días del estreno, la Oficina de Comunicación de Utadeo tuvo la oportunidad de conocer más a fondo este proyecto. Esta es la entrevista realizada a Nicolás.

 

Su papá fue un actor muy querido y recordado por los colombianos. En sus palabras, ¿quién fue Hernando ‘El Culebro’ Casanova?

Era un papá sumamente cariñoso, muy alcahueta. No tenía que imponer esa figura de padre de “¡haz la tarea!”. Era como un amigo más, pero no que se hacía un amigo sino que daba pie a que jodieramos, a que hicieramos. Era un gran amigo… Yo creo que él sabía que se iba a morir pronto y por eso nos decía cosas profundas cuando apenas teníamos 5 años, pero fueron esas cosas que decía las que me prepararon cuando crecí.

Además era muy buena gente. Cuando tuvo plata, porque tuvo mucha y la desperdició, siempre ayudaba a las otras personas. Tenía un mercado en el carro para cuando se encontraba a alguien en la calle y siempre hacía compras prenavideñas para ellos.

Recuerdo que en vez de ir a jugar futbol, nuestro plan era hacer cortos. Él cogía la cámara y hacía una escena, recuerdo que la escribía y nos decía: “ud se para aquí y usted dice esto”. Y entonces empezaba. Para nosotros era un juego, pero para él era muy serio: nos regañaba y nos gritaba: “así no es” “más duro” “mire acá”. En la película, lo bueno es que logré encontrar uno de esos cortos.

 

 

¿Cuál es la anécdota detrás del apodo de ‘El Culebro’?

Como en ‘Yo y Tú’ se rodaba en vivo, porque era fílmico, hubo una escena en la que él era “el chepito”, el de cobranzas. Estaba Alicia del Carpio con otro actor y mi papá entraba a escena, y al llamar a mi papá, el actor se enredó, “ahí viene el… el de la culebra… el culebro”, y gustó el nombre. De ahí nació el apodo, de un error.

 

¿Cuál es la historia de su papá El Culebro Casanova?

La historia es de una persona de bajos recursos, en una provincia de Colombia, que decidió cumplir sus sueños y volverse una figura del entretenimiento. Ahí relato momentos de la vida de mi papá, como que desde chiquito se volaba del colegio para ir a los circos o ir a cantar, ya que su sueño principal era ese: cantar. Estuvo en el Club del Clan, que fue uno de los primeros programas de talento, de donde salió la camada de artistas de nuestros papás, como Claudia de Colombia, Billy Pontoni, Oscar Golden. Él hizo parte de esa camada aunque, como él dice, no lo logró porque tenía voz de tarro y la pinta no le favorecía.

Él contaba que en Inravisión después de hacer las escenas, que eran en vivo, los libretos se botaban a la caneca. Él los recogía y se iba en el camino a casa leyéndolos, aprendiéndoselos de manera empírica, porque en ese momento no había forma de educarse, era una industria nueva.

Uno de sus grandes papeles fue en Don Chinche, que es catalogada como la mejor serie del siglo XX en Colombia, donde hizo el papel de Eutimio Pastrana Polanía. Esta serie, aunque no hablaba del conflicto armado que vivía el país, si era el reflejo de la sociedad y retrató la clase popular de esa época.

Aunque no fue planeado, la comedia, las parodias, se convirtieron en una respuesta al narcoterrorismo, a las noticias de bombas, de atentados, y el Show de Jimmy, una de las producciones de mayor éxito donde actuó mi papá, se volvió un bálsamo, una forma de olvidar los problemas.

 

 

El hijo de El Culebro salió cineasta. ¿Por qué decidió estudiar cine?

La verdad no lo tenía claro. Tenía el pensamiento de que hay que estudiar algo que de plata (que es una vaina muy triste que nos enseñan desde el colegio). Mi mamá es comunicadora social y periodista y decidí estudiar eso, pero no sentía que me llenara, aunque todas las clases eran geniales.

Entonces me retiré. Y cuando estaba otra vez en la búsqueda, me encontré con el cine por azar. Estaba viendo una entrevista de mi papá con Juan Harvey Caicedo sobre la época del teatro. Y él dice “estamos cerca de esa universidad” a lo que Juan Harvey responde: ¿cuál? ¿La Jorge Tadeo Lozano? Sí. Entonces entré a la página de la universidad y vi que tenían cine. Y dije, esto es una señal. Y me metí.

Yo recuerdo que mi sensación en primer semestre era de miedo, porque si la gente se enteraba que era el hijo de El Culebro iba a empezar a compararme. Creo que siempre me siento en tela de juicio.

 

¿Por qué hacer un documental de la vida de su padre?

Esta idea nació con YouTube. Un tío me dijo un día que había una nueva página de videos donde habían algunos de mi papá y nos pusimos a buscarlos. En ese momento más que los números, que tanto importan hoy en día, nos fijábamos en los comentarios. La gente hablaba con mucho cariño, con mucha nostalgia de mi papá. Este fue uno de los episodios que me hizo prender la bombilla, de entender la dimensión del personaje, de ver cuánto lo querían.

Desde ahí empecé a tener la espinita y a pensar en cómo se hace una película, cómo se graba el sonido, cómo un sensor capta el sonido, ese tipo de cosas. Fue el deber de hacerle justicia, porque en Colombia se olvida muy rápido a la gente. Entonces, es mi manera de hacer catarsis de su muerte.

 

 

Por: Edier Alexander Buitrago

Oficina de Comunicación Utadeo

Reconocimiento personería jurídica: Resolución 2613 del 14 de agosto de 1959 Minjusticia.

Institución de Educación Superior sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional.