Un conversatorio sobre la literatura, la poesía y la vida, con el escritor cubano Daniel Díaz Mantilla

Destacadas
Un conversatorio sobre la literatura, la poesía y la vida, con el escritor cubano Daniel Díaz Mantilla
Compartir en
Viernes, Agosto 3, 2018
Fotografía: Alejandra Zapata

El conversatorio con el escritor cubano Daniel Díaz Mantilla, el pasado 2 de agosto en Utadeo, se dio de manera íntima, con un grupo de estudiantes del programa de Estudios Literarios y Edición de Utadeo que encontraron en él la historia de un joven cubano al que le gustaba el rock y que se hizo escritor no porque quisiera serlo, sino porque sentía la irremediable necesidad de dale voz a sus sentimientos de soledad.

Díaz Mantilla tuvo su primer encuentro con la literatura a través de la poesía, cuando tenía aproximadamente 15 años de edad. En su casa no había otros libros más que aquellos sobre mecánica que pertenecían a su abuelo y que leía, fascinado, antes de descubrir que podía acceder a más autores en la Biblioteca Nacional de Cuba.

A través de talleres literarios y en tertulias con sus amigos, Daniel fue acercándose al escritor que es hoy, un narrador que, además, es ensayista, poeta y edita libros de autores cubanos. “Ser escritor no suele ser una manera de ganarse la vida”, afirmó al referirse a las dificultades que enfrentan los escritores y al arduo camino que tuvo que recorrer para consolidar su carrera. 

 

 
Alejandro Molano y Daniel Díaz Mantilla

 

en-trance (1997) fue su primera novela escrita, pero Las palmeras domésticas fue su primera obra publicada, en 1996. Los personajes e historias de la Isla colman sus relatos, incluyendo el drama humano de la migración en el contexto de la Crisis de los balseros en 1994. “La patria está donde está lo que uno ama”, señaló el escritor.

Alejandro Molano, profesor del programa Estudios Literarios y Edición, fue el encargado de conducir el conversatorio. Una de las preguntas que le formuló a Díaz Mantilla fue acerca del significado de la poesía y de su relación con ella. Nos permitimos dejar la respuesta completa del autor: 

“Solemos decir que la poesía está en todo: que puede estar en una serie de movimientos que ejecuta un bailarín, en una fotografía o en un relato. De manera que la poesía no es solo el texto escrito en verso, hay algo que va más allá de esa forma y es lo poético. Me parece que en esto abstracto confluyen la densidad semántica (es decir, la profundidad de contenido) y a veces también la polisemia de una misma expresión, la capacidad de un mensaje para decir muchas cosas o para aglutinar muchas asociaciones de ideas, esa es una de las esencias de la poesía.

La otra tiene que ver con la búsqueda de la esencia humana en cualquier situación: puede haber poesía política o social, poesía romántica o erótica o filosófica, pero en todas ellas lo que debe haber siempre es una búsqueda de conocimientos sobre el ser humano, de conocimientos esenciales. Además, por supuesto, de lo que hay en todo arte que es la búsqueda de una belleza en la expresión. Eso es lo que define a la poesía más allá de la forma”.

 

 

Es por eso, tal vez, que su libro Templos y turbulencias (2004) fue categorizado como poesía, a pesar de tener textos narrativos cortos que no necesariamente corresponden a los formatos utilizados en la poesía. No son todos endecasílabos, versos alejandrinos o sonetos, pero hablan de la vida, de los hombres, de sus dolores.

Daniel Díaz Mantilla es un escritor cubano que empezó a escribir porque le hacía falta hacerlo. Con esa misma honestidad es editor de libros, lleva el cabello largo y se atrevió a hablar de su vida a un grupo de jóvenes universitarios que, como él, están conmovidos por lo poético.

 

Por: María Alejandra Navarrete

Oficina de Comunicación Utadeo

Reconocimiento personería jurídica: Resolución 2613 del 14 de agosto de 1959 Minjusticia.

Institución de Educación Superior sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional.