Un sueño hecho realidad para nuestros nuevos 780 egresados tadeístas

Un sueño hecho realidad para nuestros nuevos 780 egresados tadeístas

Destacadas
Un sueño hecho realidad para nuestros nuevos 780 egresados tadeístas
Viernes, Marzo 23, 2018
Compartir en
Fotografías: Alejandra Zapata - Oficina de Comunicación
Nerviosismo y ansiedad, pero ante todo, nuevas metas por trazar, son los sentimientos que rodean a una persona momentos antes de graduarse. La emoción embarga los corazones, y en esta crónica, revivimos algunos de esos momentos, desde la perspectiva de algunos de los egresados.

Desde hace una semana, Brayan Camilo Penagos no podía dormir y se encontraba ansioso ante lo que podía pasar el 22 de marzo. No se trataba de los parciales a los que ya se encontraba habituado desde ha cinco años, cuando decidió emprender el camino de convertirse en diseñador gráfico. Era, más bien, el fruto de ese esfuerzo, trasnochos y dedicación, pues ese día, a las 10:00 a.m., obtendría su título profesional. Al igual que otros 780 tadeístas, quienes se graduaron en las cinco ceremonias del pasado jueves, el nerviosismo, pero ante todo el entusiasmo de iniciar un nuevo ciclo personal y profesional, inundó los corazones de los ahora egresados y sus familiares, quienes muy puntualmente esperaban la hora de entrar al Auditorio Fabio Lozano.

Así que aquello que tenía ansioso a Brayan durante la semana, rápidamente se transformó en alivio cuando escuchó su nombre en la lista de los graduados. Pasar a recibir el diploma representa un momento imborrable, una “descarga de energía”, como lo menciona el egresado.

Brayan, además de graduarse como diseñador gráfico, también espera culminar próximamente la carrera tecnológica en Producción e Imagen Fotográfica de Utadeo, razón por la que la celebración con sus compañeros de trasnocho y luchas: su familia, tuvo que ser, como dice él, “a las carreras”, pues a las cinco de la tarde debía volver a su faceta como estudiante.

Brayan Camilo Penagos junto a su familia, a quienes considera compañeros de lucha.

Sin embargo, historias como las de Brayan se repitieron a lo largo de la ceremonia. Una de las más destacadas es la de Hernán Camilo Ortiz, quien no solamente brindó las palabras por parte de los graduandos, sino que además recibió el reconocimiento a economista destacado por parte del Consejo Nacional de Economistas (CONALPE), gracias a su inmejorable desempeño académico durante toda la carrera.

Un mes atrás había recibido la buena nueva del reconocimiento. Recuerda que se encontraba en la calle haciendo una diligencia cuando lo llamaron del programa de Economía. Durante algunos minutos la noticia lo dejó perplejo, no podía dar crédito a lo que escuchaba.

Pero la sorpresa estuvo muy bien guardada. Sus padres supieron del reconocimiento solo en el instante que lo presentaron como el orador de la ceremonia. Hernán cuenta, a modo de anécdota, que su mamá se puso a llorar y las manos le temblaban, tanto así que el vídeo que inmortalizaba ese momento, y que ella grabó, quedó desenfocado.

 

Hernán Camilo Ortiz recibiendo su título como especialista y el reconocimiento de CONALPE.

Los mejores momentos vividos en Utadeo

Hernán nunca olvidará que su paso por Utadeo le dejó como enseñanza la dedicación, el esfuerzo y el trabajo en equipo: “Si hay amigos que te apoyen, el camino es mucho más fácil. Lo más importante es tener amigos para trabajar pero también para celebrar”, sostiene el ahora economista tadeísta, quien durante su carrera, en calidad de monitor del programa o como pasante en el Banco de la República, consolidó no solo una red de colegas sino también de amigos, como aquellos con los que hacía trabajos en las tardes mientras charlaba y tomaba un café en OMA, o con quienes se iba de rumba tras finalizar el semestre académico.

Los profesores también dejaron una huella indeleble en el corazón de los egresados. Brayan, quien ahora piensa asumir el reto de emprender, junto con otros de sus compañeros, a través de una productora audiovisual que se llamará Cronos Films, recuerda gratamente a la profesora Magdalena Monsalve.

“Una vez en la clase de Portafolio me encontraba en una crisis grandísima, y las palabras claves para mí fueron las que me dio la profesora, quien me dijo: ‘¡No te preocupes, ocúpate!, es mejor, y sigue tu corazón, no sigas lo que los demás te digan’. Después de eso, creo que uno estudia en la Universidad porque quiere lo que está haciendo. Mi consejo es darse cuenta de las fortalezas que uno tiene y ahí es donde se empieza a disfrutar la carrera”, sostiene el diseñador gráfico tadeísta.

El coro de la Universidad amenizó las primeras ceremonias de grados.

Por su parte, Hernán también recuerda el rigor y la pasión de Adelina Ocaña, su profesora de Cálculo, a quien califica como la mejor docente que tuvo en su carrera. A ella le debe exigirse al máximo, valor por el cual obtuvo el reconocimiento.

En definitiva, las ceremonias de grado estuvieron marcadas por las emociones encontradas. Graduandos que hicieron parte del coro y que, frente a sus compañeros, entonaron las canciones de despedida de la Universidad, conmovieron a los asistentes.

Los maestros Santiago Trujillo (violín) y Alberto Tamayo (piano) también interpretaron algunas obras en la ceremonia de grados.

Pero también la graduación fue un momento de reflexión, pues como lo sugirió el director de los programas de Mercadeo de Utadeo, Javier Jiménez, la nueva generación de egresados tadeístas es el antídoto a la enfermedad de la amnesia que padece la sociedad: “Se requiere de líderes como ustedes, apasionados por el progreso, que hagan de nuestro país un lugar sostenible”.

A todos esos líderes en potencia, ¡Muchas felicitaciones. Buen viento y buena mar en su trasegar profesional!

Al igual que los aviones azules de papel, los sueños de nuestros nuevos egresados comenzaron a volar. Vídeo: Brayan Camilo Penagos.  
Fotos

Reconocimiento personería jurídica: Resolución 2613 del 14 de agosto de 1959 Minjusticia.

Institución de Educación Superior sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional.