Darío Sabogal, un amante del periodismo cundinamarqués

Temporary content for block seed_title, will be altered in hook_process_block() from SeeD Theme.

Nació en Bogotá en el seno de una familia campesina con profundos valores humanos y muy creyentes en Dios. Ha vivido, amando y entregado lo mejor a lo que él llama: “La tierra generosa y la patria chica de los antepasados”.  Desde muy pequeño sabía que el periodismo era lo que le apasionaba, y aunque no lo estudió formalmente, su vida transcurre entre libros, artículos y normas con los cuales logra aprender los principios para ejercer el periodismo de una manera correcta. Eso se ve relejado en el trabajo que ha realizado en el departamento de Cundinamarca a lo largo de los años. Creció en el municipio de Fómeque, ubicado en la provincia de Oriente, allí estudió su bachillerato y se graduó del colegio IDEMAG, institución a la cual, años más tarde, le regresaría todo lo aprendido por medio de la radio comunitaria.

Inició sus estudios en la Universidad La Gran Colombia a comienzos del año 1978; cada semana regresaba a Fómeque a visitar a sus padres y aprovechaba  para hacer ensayos de locutor en una pequeña emisora que había sido fundada por un amigo de su familia. Los fines de semana, con un compañero del colegio, buscaban a las personas a las que les había sucedido algo o a protagonistas de actividades de la semana en el municipio, con estas historias informales lograron hacer un pequeño programa que, para su sorpresa, logró cautivar a los habitantes de Fómeque y de veredas cercanas a donde alcanzaba a llegar la señal de la emisora. Semanas después de lanzar al aire el programa, autoridades locales y organizaciones sociales demostraron su aceptación por la tarea de informar a la comunidad que se sintonizaba a la emisora, así nació el deseo de apoyar con recursos económicos para mejorar la calidad del sonido e, igualmente, ampliar mucho más el cubrimiento que hasta ese momento estaban teniendo en el programa.

Darío Sabogal en el lanzamiento de UNIMINUTO Radio Soacha.

El descubrimiento de este reto y del amor por el periodismo para un grupo de jóvenes bachilleres que comían en medio de cuartillas de noticias y casetes con entrevistas de los personajes que dieran de qué hablar, fue para este periodista el despertar de un sueño que había tenido desde pequeño. Llegó el momento de la organización del programa, de asumir nuevos roles en la emisora y de comenzar a pensar en grande. Sus compañeros deciden elegirlo como el director, así comenzó con la recopilación de información semanal, análisis de noticias, selección y preparación de lo que se le iba a informar a la audiencia, realización y edición de cuanta entrevista pudieran lograr. Eran tareas nuevas, pero no dejaban de ser atractivas para el grupo de jóvenes que, junto con Darío, informaban al municipio de Fómeque de una manera más atractiva. Cada domingo, a las siete de la mañana, se oían sus voces en el radio periódico La Voz del Campesino, que se sintonizaba en todos los radios de las casas y establecimientos del municipio.

Luego de esta experiencia, Darío decidió continuar con su labor de periodista empírico, logró en el año 1981, recibir la concesión para montar una estación de radio, vio ahí la oportunidad de materializar el sueño periodístico de hacer y presentar un noticiero diario. Fundó y dirigió el Noticiero del Oriente, el cual contaba con varios corresponsales en municipios vecinos, logrando así un liderazgo que lo llevó a la postulación y elección como diputado de la Asamblea de Cundinamarca, en los periodos 1984 a 1992; y la postulación y elección como concejal y presidente del Consejo de Fómeque en el mismo periodo.

Culminó satisfactoriamente sus estudios como economista, cumplió responsablemente sus funciones como diputado y concejal. En el periodo en el que estuvo involucrado en la política de su municipio, se retiró de la dirección del noticiero para lograr garantizar la imparcialidad. Desafortunadamente, el concesionario de la emisora muere y la concesión es cancelada por el gobierno nacional. En el año 1995, Darío logró fundar el periódico El Precursor Hoy, con diez mil ejemplares y circulación en los 116 municipios del departamento.

Taller de periodismo radial, Cartagena de Indias.

Chingaza Estéreo comienza con programas variados: música, deporte, comunidad y ciencia, puro periodismo e información. Actualmente, Darío dirige el programa institucional Estudio Abierto, que semanalmente entrevista un personaje y cuenta con quinientas emisiones al aire. Tiene también la Revista Mañanera, que, de lunes a viernes, entrega información local, regional, departamental y nacional. Tiene la participación diaria de más de 20 reporteros rurales que ha capacitado y formado para cumplir con la misión de crear un buen periodismo.

Luego de 10 años de ejercer el periodismo de forma empírica, se cumple un sueño más para Darío; participar en la gran celebración del colegio IDEMAG, institución de la cual se graduó y de la que se siente profundamente orgulloso. La celebración del cumpleaños de esta institución era un hecho de gran interés para la comunidad; y ahí estaba Chingaza Stereo, la cual fue declarada como la radio oficial de los 60 años del IDEMAG.

Darío Sabogal junto al periodista Juan Gossain en el taller de periodismo radial en Cartagena.

Darío, junto con todo su equipo de trabajo, cumplió el compromiso de divulgar y promocionar todas las actividades preparatorias para la celebración, así como la programación que ya estaba prevista para dicho evento, de igual manera, buscar la noticia y lograr mantener informada a la audiencia de la región. Junto con el licenciado Darío Saray Millán, rector del IDEMAG, lograron hacer una serie radial titulada “Los 60 años del IDEMAG”, serie que fue tomando forma gracias a una investigación de los hechos más relevantes de la institución en esos 60 años, desde la llegada de Monseñor Gutiérrez, quien fue el gestor de este proyecto educativo que es considerado modelo de América Latina, hasta la actualidad. Se dieron en la ardua labor de recopilar toda clase de documentos que pudieran servir para la realización de la serie: revistas, periódicos, actas, artículos y testimonios.

Durante esta búsqueda, encontraron maestros que estudiaron y se formaron en la institución entre 1950 y 1970, y que hacen parte de las primeras 20 promociones; así como un gran grupo de fomequeños que lograron conocer a Monseñor Gutiérrez y trabajaron en la construcción de los establecimientos educativos.

El trabajo en equipo es una de las cosas mas esenciales para continuar haciendo periodismo. 

Comenzaron las grabaciones de esta serie que los tenía tan entusiasmados, buscándole el derecho a la historia que querían contar, acudiendo a la tradición oral que ellos querían recuperar y logrando aplicar un modelo de entrevista novedoso, en el que el cariño y orgullo por lo propio hiciera partícipe a toda la comunidad de cada programa. Igualmente, era necesario que cada invitado conociese la razón por la que, para Monseñor Agustín Gutiérrez, era de suma importancia llevar a cada casa campesina una Biblia, un paquete de semillas y un balón. Darío asegura que “la respuesta está en el conocimiento de Dios, la producción de su huerta casera y la sana recreación deportiva”.

Para Darío Sabogal, la experiencia que ha tenido en el ámbito periodístico ha sido bastante enriquecedora; se dio la oportunidad de conocer cosas nuevas y fascinantes del pueblo que lo vio crecer y del colegio que lo formó con tanto amor. Para él, el periodismo comunitario es real, pues a través de él se puede lograr una verdadera construcción social al transmitir la cultura de los antepasados a las nuevas generaciones que, como él lo dice, están “imbuidas por las nuevas tendencias de la vida moderna”.

 

***
Este perfil hace parte del especial "Contar la región, así se hace periodismo en Cundinamarca" producido por el CrossmediaLab

Reconocimiento personería jurídica: Resolución 2613 del 14 de agosto de 1959 Minjusticia.

Institución de Educación Superior sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional.