#LosLABS: ¡Bienvenidos a Tadeo Lab, el lugar donde las buenas ideas se hacen realidad! | Universidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano

#LosLABS: ¡Bienvenidos a Tadeo Lab, el lugar donde las buenas ideas se hacen realidad!

#LosLABS: ¡Bienvenidos a Tadeo Lab, el lugar donde las buenas ideas se hacen realidad!

Destacadas
#LosLABS: ¡Bienvenidos a Tadeo Lab, el lugar donde las buenas ideas se hacen realidad!
Viernes, Noviembre 6, 2020
Compartir en
Durante sus siete años de historia, "El Lab" ha generado unas metodologías propias de ideación, prototipado y ejecución de proyectos por parte de los estudiantes, quienes ven en este lugar un escenario de diálogo entre disciplinas y saberes. Conoce aquí su historia.

En un pequeño rincón del salón 108 del Módulo 11, hace ya siete años, nació Tadeo Lab como un lugar en el que dialogan el arte y la ciencia, pero también como un espacio en el que las ideas y sueños innovadores de nuestros tadeístas se convierten en proyectos tangibles, en una interacción continua entre profesores, mentores y expertos que nutren no solo esa comunicación interdisciplinar, sino también el encuentro de múltiples sistemas de saberes.

Las impulsoras de este laboratorio fueron Catalina Quijano y Ana María Campos, quienes, tras viajar a Francia al Centro para la Investigación e Interdisciplinariedad (CRI) en 2013, decidieron asumir la dirección de un laboratorio de innovación pensado para los estudiantes de la Tadeo, el cual inicialmente contó con la mentoría de Francois Taddei, director del CRI, pero también teniendo varios laboratorios y escuelas como referentes, entre ellos el Centro de Artistas Interdisciplinarios de Marnay-Sur-Seine (CAMAC) y la Escuela Nacional Superior de Creación Industrial de París (Les Ateliers); esta última, una escuela de diseño industrial perteneciente a Las Grandes Écoles de Francia que funciona todos los días y a toda hora, y en el cual convergen artistas de todos los lugares y las disciplinas. Quijano recuerda que la selección del primer espacio que tuvo Tadeo Lab se debió a la buena energía y a los recuerdos que le traía el lugar, pues años atrás allí había tenido sus clases de ilustración con el profesor Edgar Rodríguez, mejor conocido como Ródez. Para ese entonces, las sesiones eran todos los viernes, de 2:00 a 5:00 p.m., pero debido a la exigencia del profesor, quien era considerado un ícono del tema en la Universidad, estos espacios formativos se extendían hasta las 10:00 p.m.

Pablo Arrieta, uno de los amigos del Lab, explica la esencia de Tadeo Lab

Como cuando se inicia una buena pintura, el salón, ese lienzo para inspirar a los estudiantes, estaba vacío, y lo estaba a propósito, pues Quijano y Campos, en compañía de sus primeros estudiantes, se apropiaron del espacio, construyendo el mobiliario con material reutilizable que obtenían de las casas de cada uno y de los elementos de re-uso que quedaban del trabajo en los talleres de Diseño Industrial.

A medida que crecía el laboratorio, este se convirtió en un espacio vivo que se mudó a siete lugares diferentes de la Universidad, en sus siete años de existencia, a tal punto que en la Universidad, de manera cariñosa pero también jocosa, los comenzaron a llamar “Trasteo Lab”. Esta, dice Catalina, fue la oportunidad para relacionarse con diferentes dependencias de la Universidad, entre ellos el personal de aseo, mantenimiento, servicios generales e infraestructura física, a quienes hoy considera amigos del laboratorio y grandes aliados.

Nos interesa hacer un espacio para todas las personas que conforman la Universidad; por eso somos ‘parceros’ de las personas del aseo, de seguridad y de mantenimiento, que han hecho posible ese sueño”, comenta Quijano con orgullo, al evocar que, el año pasado, en la celebración del sexto aniversario de Tadeo Lab, hicieron un reconocimiento a todas aquellas personas y dependencias que han sumado esfuerzos para que el lab sea un referente de innovación no solo en la Universidad sino también en el centro de la ciudad.

Catalina Quijano, coordinadora de Tadeo Lab, en el primer espacio que tuvo el laboratorio

Y es que, durante estos años, Tadeo Lab ha construido todo un ecosistema de innovación, en el que siempre se ha entendido que las personas son el recurso más importante; por eso, estudiantes y egresados, pero también expertos y profesores han llegado a compartir sus experiencias y a influenciar a otros, al tiempo que se han conseguido a entidades aliadas valiosas, entre ellas el Planetario Distrital y la Embajada de Estados Unidos. 

Pero, sin duda, uno de los grandes diferenciales de Tadeo Lab es su metodología de aprender haciendo a partir de la interdisciplinareidad y el estar siempre abiertos a nuevas experiencias. Por eso, gran parte de la materialización de nuestros estudiantes se da en el marco de las trece electivas con las que cuenta el Lab, y en las que durante su período académico, los estudiantes trabajan en torno a la ideación, el prototipado y la implementación de sus proyectos, teniendo en cuenta tres entregables: un póster sobre el proyecto, un video pitch en el que se explica el proyecto y un mapa de ruta que indica las acciones que, de manera colaborativa y autónoma, desarrollarán los tadeístas para llevar a cabo su innovación.

Así, desde la semana ocho, el estudiante desarrolla su proyecto, con herramientas metodológicas que les brinda el lab y que les permite relacionarse con otros, a partir de equipos de trabajo, pero también con entidades externas. Allí, cada tadeísta realiza una bitácora individual sobre la experiencia que llevan a cabo en su electiva, recuperando de esta forma el sentido de expedicionarios por el conocimiento que nos dejó la Expedición Botánica, uno de los referentes misionales de la Universidad. 

“Aparte de crear proyectos interdisciplinares y compartir distintos conocimientos para enriquecer proyectos es conocer personas de las cuales se aprende no solo en lo profesional sino también en lo personal; conocer metodologías ágiles para la creación de proyectos: cómo se debe definirse en corto tiempo, con metodologías para su ideación, prototipado rápido, testeo y presentación”, sostiene Daniel Escobar, actual monitor de Tadeo Lab y estudiante de Diseño Interactivo. 

Al finalizar el semestre, y desde el 2016, la F.I.E.S.T.A -Feria de Innovación, Educación, Ciencias, Tecnologías y Artes- Xpolab (antes llamada Open Day de Tadeo Lab), se ha convertido en una gran vitrina para que los estudiantes puedan mostrar el trabajo desarrollado al interior del laboratorio, en una clara dinámica de apropiación social del conocimiento.

“Trabajamos con el material y el talento que tienen los estudiantes, pues entendemos que hay estudiantes que ya traen algunos métodos para investigar y crear que funcionan, que se pueden poner en diálogo con las metodologías de Tadeo Lab”, apunta Quijano.

En este y en todas las actividades que tiene el lab, los monitores se convierten en columna vertebral, pues logran ese punto de entendimiento estudiante-estudiante. De hecho, muchos que han iniciado en el laboratorio como estudiantes, luego pasan a ser monitores y siguen su carrera en el laboratorio, al convertirse en integrantes e incluso profesores, tal como ha pasado con egresados nuestros como Arturo Cortés y Karolina Ladino.

Nuestros monitores saben que en Tadeo Lab pueden proponer y que con sus ideas es que se construye el laboratorio. En el laboratorio, nuestros estudiantes tienen voz y la idea es que, con nuestra experiencia, podamos co-construir con ellos”.

Como gran muestra de la dedicación de los monitores, durante este semestre trabajaron, bajo el liderazgo de la estudiante de Ingeniería de Alimentos Gabriela Gil, en torno a una plataforma tipo blog, en la que se brindan asesorías a los estudiantes del laboratorio para presentar sus proyectos, a partir de múltiples herramientas como tutoriales, ejemplos de pósteres y bitácoras y esos ‘tips’ que hacen que la experiencia de aprendizaje sea más amena.

“Hacer parte de Tadeo Lab es un proceso de autodescubrimiento. Siento que te ayuda a descubrir qué te gusta, cuáles son tus pasiones, cualidades, en qué cosa eres bueno. Lo digo desde la experiencia propia. Considero que el laboratorio es un buen espacio para que las mujeres también se den lugar en cuanto a temas científicos y tecnológicos, en donde pueden desarrollar su potencial y demostrar de qué son capaces”, comenta con emoción Gil. 

Celebración de los seis años de Tadeo Lab, en el marco de la F.I.E.S.T.A Xpolab 2019.

El gran reto se viene durante el mes de noviembre, pues se desarrollará una nueva edición de la F.I.E.S.T.A Xpolab, la segunda que se organiza de manera virtual, pero que esta vez, usando algunos elementos de realidad aumentada, permitirá el montaje de una galería de pósteres virtuales con los mejores proyectos de las electivas de Tadeo Lab y las de conexos (electivas con los diferentes programas académicos de la Universidad), así como una muestra de prototipos.

Tadeo Lab es la oportunidad de nosotros como estudiantes de demostrar y usar nuestros conocimientos para el bien de la comunidad; aportar nuestro granito de arena para poder ayudar a los demás, y segundo, estos eventos o proyectos son importantes porque te aportan como persona y profesionalmente, debido a que muchos de ellos pueden servirte en un futuro para tu vida laboral", es la invitación que hace Fabián Villalobos, estudiante de Ingeniería de Sistemas y quien también es monitor del lab.

A mediano plazo, la idea es poder llevar estas metodologías innovadoras a las regiones. Por lo pronto, el camino ya se ha comenzado a abrir con el trabajo que se desarrolló con líderes de diferentes territorios, a través de la campaña “Tu causa es mi causa”, del colectivo Movilizatorio.

“Tadeo Lab ha sido pensado para que los estudiantes encuentren un lugar de acción y una plataforma para que la Universidad escuche la voz de sus estudiantes, modificando nuestras pedagogías, no solo basado en lo que nosotros pensamos, sino a partir del diálogo de saberes con el otro”, afirma Quijano, al considerar que el laboratorio, inspirado en las lógicas de Taddei, es un learning planet que junta experiencias de makers (creadores) y thinkers (pensadores).

 

Reconocimiento personería jurídica: Resolución 2613 del 14 de agosto de 1959 Minjusticia.

Institución de Educación Superior sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional.