Desmontar subsidios paulatinamente, clave para disminuir el precio de la gasolina

Desmontar subsidios paulatinamente, clave para disminuir el precio de la gasolina

Utadeo en los Medios
Desmontar subsidios paulatinamente, clave para disminuir el precio de la gasolina
Lunes, Febrero 11, 2019
Compartir en
Fotografía: Oficina de Comunicación
Así lo señala el profesor emérito de Utadeo, Salomón Kalmanovitz, en su columna de opinión en El Espectador. Analizando el informe del Ministerio de Minas, indica que la industria azucarera recibe un subsidio de $48.000 pesos por el etanol.

Comparar el precio del galón de gasolina colombiano con el precio internacional del crudo en el Golfo de México se trata, en últimas, de un ejercicio cuyos resultados son abismales. Así, mientras el valor del primero llegó a los 9.500 pesos en febrero de este año, el segundo está rondando los 4.500 pesos. Una de las posibles teorías sobre este asunto provienen del Gobierno, quien dice que en años pasados, cuando el petróleo estaba caro, se subsidiaba la gasolina, razón por la que se creó un déficit acumulado que es sopesado actualmente.

Citando el informe del Ministerio de Minas sobre el precio de la gasolina, el profesor emérito de Utadeo, Salomón Kalmanovitz, en su columna de opinión en El Espectador, sostiene que Ecopetrol recibe 380 pesos más por galón que el precio internacional, rubro que subsanaría el déficit. Por otro lado, los productores de etanol reciben un subsidio de 3.540 pesos por galón de este producto, mientras que más de 1.700 pesos van destinados a impuestos, entre ellos los de los municipios, que, para el caso de Bogotá, no ayudan a la construcción de vías nuevas sino a levantar topes, ciclorrutas y cámaras de comparendos.

El columnista advierte que anualmente se le está entregando a la industria azucarera un subsidio cercano a los 48.000 millones de pesos, lo cual implica que se entorpezca la reducción de costos de producción y ser competitivos en el mercado mundial de etanol: “En el caso del diésel, el Gobierno recauda $604 por cada galón; pero los municipios reciben solo $300. A los productores de aceite de palma se les compra cada galón a $9.950, mientras su precio internacional es $7.500, subsidio que se agrega a los costos de transporte de todas las mercancías que circulan por el país. El aceite de palma también se mezcla al 10 % con el diésel; retírese el subsidio y surge un ahorro de $245 en cada galón de diesel que consumen camiones y tractomulas”, indica Kalmanovitz.

Precisamente, sobre el consumo de diésel, Kalmanovitz estima que se le están dando cerca de 49.000 millones de pesos en subsidios anuales a los palmicultores, lo cual ha generado una sobrepoblación de palma africana en el país, pero con poca competitividad frente a países como Indonesia y Malasia.

Es por ello que Kalmanovitz aconseja que los subsidios deben ser desmontados paulatinamente, al tiempo que se incentiva la conquista de los mercados globales por parte de las empresas nacionales: “los subsidios permanentes conducen a la explotación del consumidor y al enanismo de las empresas que los producen”.

Lea la columna completa en el portal web de El Espectador

Consulte la columna en su versión impresa

Reconocimiento personería jurídica: Resolución 2613 del 14 de agosto de 1959 Minjusticia.

Institución de Educación Superior sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional.