Relaciones China - EE.UU. y el encuentro Trump-Xi

Jueves, Abril 6, 2017 - 13:15
País: 
China
Contenidos de Interés: 
Universidad
Autor: 
Carlos Aquino Rodriguez.

El encuentro de Donald Trump y Xi Jinping el 6 y 7 de abril pondrá en el tapete varios temas de importancia para los dos países, como el comercio, Corea del Norte y el del Mar del Sur de China. Recordemos que China es el mayor socio comercial de los EE.UU, y EE.UU. lo es de China; EE.UU. es uno de los que más invierte en China. China por otro lado es el segundo mayor tenedor de bonos del tesoro de los EE.UU., con alrededor de 1.1 billón de dólares. Los dos países son las más grandes economías del mundo, así que las decisiones que tomen serán de consecuencias también globales.

El lanzamiento de un misil el 5 de abril por Corea del Norte[1], a  vísperas del encuentro Trump-Xi, seguro pondrá en primer plano este tema, y será una prueba de lo que puede hacer la administración Trump, que se ha mostrado firme en sus declaraciones (y en el tuit de Trump) frente a Corea del Norte.

En el presente artículo se verán los temas en discusión y qué puede resultar del encuentro.

 

Comercio de bienes

En 2016 Estados Unidos tuvo un déficit comercial con China de 347,037 millones de dólares (le exportó 115,775 millones e importó de China 462,013 millones de dólares), que fue menor a los 367,172 millones de dólares del 2015.[2] El déficit con China es el más grande que EE.UU. tiene con algún país y constituye casi el 70% de su déficit comercial total de 500 mil millones de dólares.

 En el comercio de servicios con China, los EE.UU. tienen un superávit que aumenta cada año. El 2015 fue de 33,336 millones de dólares y el 2016 fue de 37,439 millones de dólares.[3]

Trump ha dicho repetidamente que esa situación de enorme déficit comercial con China no puede continuar, especialmente porque según él, es resultado de que China manipula su moneda para hacerla más barata, el Estado ayuda a sus empresas, los productos chinos entran a precios dumping, y los productos de EE.UU. enfrentan barreras en el mercado chino. Durante su campaña incluso dijo que nominaría a China manipulador de divisas e impondría un arancel de 45% a sus productos.

 Trump recientemente ha dado dos órdenes ejecutivas para revisar el comercio de EE.UU. con sus socios: una para ver cuáles son las causas del déficit comercial del país, y otro para ver si los países hacen prácticas desleales de comercio como dumping.[4] Eso apunta a China.

Pero ¿cuáles son las causas del déficit comercial de EE.UU. con China? Son varias: Uno, que China tiene mano de obra barata y muchos productos se hacen ahí, y por eso las empresas estadounidenses., y de otras nacionalidades, van a China a producir y de ahí exportan a EE.UU. y al mundo. Dos, en cierta forma China ayuda a sus empresas a ser competitivas, pero China no manipula su moneda para hacerla barata, más bien el dólar está caro (por las políticas de EE.UU, y aumentará si la Reserva Federal sube más la tasa de interés). Un dólar caro hace que el resto de las monedas sean baratas, encarece las exportaciones de EE.UU. y hace barato los productos extranjeros.

China ciertamente tiene un gran superávit comercial con EE.UU., pero buena parte de los productos que China vende a EE.UU. son aquellos que se ensamblan en China con partes y componentes de muchos países, como los de la empresa Apple, donde se calcula que quizás menos de un 15% del valor agregado es hecho en China (que corresponde a la mano de obra china y algún componente). Si EE.UU. impone, por ejemplo, un arancel a este producto, el principal perjudicado será la empresa Apple que lo manda a hacer en China, y luego los consumidores de EE.UU., quienes compran este y otros bienes provenientes del país asiático.

Es cierto que el mercado chino es aun protegido en parte de la competencia extranjera, como con el arancel de 25% que China pone a los autos extranjeros y que las empresas extranjeras enfrentan barreras a su ingreso[5], algo que Trump también ha dicho que buscará solucionar, o que de lo contrario impondrá barreras a la entrada de empresas chinas en EE.UU.

 Lo que puede resultar del encuentro es que EE.UU. y China acuerden estudiar medidas para reducir el desbalance comercial, con quizás Xi anunciando grandes compras de productos de EE.UU. y medidas para abrir más su mercado a la inversión extranjera (algo que ya lo está haciendo en verdad). De no resultar esto, EE.UU. aplicaría con China lo que hizo con Japón en la década de los 1980, restringiendo en algo la venta de productos de ese país al mercado de EE.UU. y tratando de aumentar sus ventas en el mercado chino. Al final lo que ocurrió con Japón fue que muchas de sus empresas se fueron a producir a EE.UU., especialmente las de autos, algo que quizás suceda con China.  

   

Corea del Norte.

Este problema es más complicado y Trump ha dicho que no permitirá que ese país desarrollo misiles intercontinentales con ojivas nucleares que puedan alcanzar a los EE.UU.

Trump también recientemente dijo que China puede ayudar a  solucionar ese problema, y que de lo contrario EE.UU. lo hará solo. De hecho la solución al problema de Corea del Norte pasa por China, pues más del 90% del comercio de ese país es con China, del cual también obtiene petróleo y alimentos. Pero China nunca ha querido presionar a Corea del Norte, pues teme que éste pueda colapsar, y si es así terminará en una Corea unificada con Corea del Sur al mando y con un régimen pronorteamericano en su frontera (pero no necesita presionarlo hasta que colapse, solo que desista de su programa nuclear).

Pero las cosas ya han ido demasiado lejos, con una Corea del Norte nuclear y desarrollando misiles intercontinentales, que amenazan la seguridad de EE.UU., y no solo la de Corea del Sur y Japón. Trump ha dicho que ya terminó la hora de esperar y conversar, por lo que no descarta ninguna opción, incluyendo la militar, para que Corea del Norte abandone su programa.

China tiene una situación complicada pues EE.UU. está poniendo en suelo de Corea del Sur un sistema antimisiles para controlar y monitorear los misiles de Corea del Norte, sistema que tiene un alcance, se dice, de 2 mil kilómetros y puede también monitorear los misiles chinos. China se ha opuesto vehementemente y está castigando a Corea del Sur por eso.  

El problema es que China, Corea del Sur e incluso EE.UU. le han permitido a Corea del Norte ir demasiado lejos, pero ya la situación está en un punto de no retorno, y deben tomar una posición firme frente al régimen norcoreano.

Predecir qué puede resultar del encuentro en este tema es difícil, excepto una declaración conjunta de que los dos países trabajarán para bajar las tensiones, y que China cumplirá las disposiciones internacionales para sancionar a Corea del Norte. Más allá de esto no es previsible que resulte algo, por lo que Trump tendrá que demostrar que su retórica firme frente a Corea del Norte es más que eso y se traduzca en alguna acción. Trump dice muchas cosas, muchos tuits, pero hasta ahora no ha logrado alcanzar nada concreto.

 

El problema del Mar del Sur de China.

Este también es un tema complicado, pues China ha dicho que toda esa región le pertenece y ha estado reforzando su presencia ahí, construyendo en varias islas bases militares. Varios países del Sudeste Asiático se oponen al reclamo chino, especialmente Filipinas y Vietnam. Estados Unidos alega que la presencia china en esa región pretende controlar el paso del comercio que se realiza por ahí. Un 40% del comercio mundial de energía transita por este espacio, y alega que debe haber una libertad de navegación. El resto de países del Asia Oriental temen un incremento de la presencia china y quieren que EE.UU. mantenga su presencia para que sirva de contrapeso.

Sobre este tema quizás los dos países afirmarán la disposición de mantener la libertad de navegación y de resolver las disputas con el dialogo entre las partes involucradas.    

Aparte de lo anterior hay problemas globales que están en la agenda de China y EE.UU., como el del cambio climático, pues EE.UU. esta renegando de los acuerdos que se alcanzaron en París, el tema del proteccionismo y el desconocimiento del papel de la OMC que EE.UU. amenaza hacer, etc.   

  

Referencias:

[1] http://www.bbc.com/news/world-asia-39499007

[2] https://www.census.gov/foreign-trade/balance/c5700.html

[3] Página 28  https://www.census.gov/foreign-trade/Press-Release/current_press_release/ft900.pdf

[4] http://edition.cnn.com/2017/03/30/politics/trump-executive-orders-trade-china/

[5] http://www.bbc.com/news/world-us-canada-39479751

 

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Sobre el autor:

Carlos Aquino Rodriguez. Miembro de la Red Peruana para Estudios del Asia Pacífico. Especialista en Economía Asiática. Profesor de la UNMSM. Economista por la UNMSM, Maestría y Doctorado por la Universidad de Kobe, Japón. Traductor Publico Juramentado del idioma japonés en el Perú, desde 1994. Ha sido Profesor Visitante en la Universidad Nacional de Yokohama (2003), la Universidad Tokoku Gakuin (2002), la Universidad Nacional Chung Hsing (2006), Tamkang University (2012). Autor de diversas publicaciones, entre ellas “Introducción a la Economía Asiática”, año 2000, UNMSM.

Blog del autor: http://asiapacifico-carlosaquino.blogspot.com.co/

Facebook: https://www.facebook.com/carlosalberto.aquinorodriguez?fref=nf

Página web: http://carloskobe2005.wixsite.com/economia-asiatica

Slideshare: https://www.slideshare.net/carlosalbertoaquinorodriguez

 

 

Documentos

Multimedia

  • Relaciones políticas: China, Colombia y el mundo en 2017

Pensamientos Asiáticos

  • "El trabajo del pensamiento se parece a la perforación de un pozo: el agua es turbia al principio, luego se clarifica."

    Proverbio Chino

Encuesta

  • ¿Cree que Trump inicie desde EEUU una guerra comercial con China?

Aliados