Javier

Javier Pulgar Vidal

Javier Pulgar Vidal nació en Panao (Perú) en 1911 y murió en Lima en 2003. Llegó asilado a Colombia el 8 de diciembre de 1948, cuando el partido APRA (Alianza Popular Revolucionaria Americana) fue declarado fuera de la ley. En ese momento Pulgar Vidal era catedrático en la Universidad de San Marcos y diputado aprista, por lo que al igual que otros importantes dirigentes del partido, debió esconderse hasta encontrar refugio político, el cual obtuvo en la embajada de Colombia en Lima. El diario colombiano El Tiempo y la revista Semana dieron amplio cubrimiento a todos estos acontecimientos.

Una vez arribó al país, Pulgar Vidal se relacionó con gente de su gremio y pronto se vinculó a las más importantes instituciones educativas de la época, como el Gimnasio Moderno y la Universidad Javeriana. Durante su trayectoría, Pulgar Vidal fue pionero en el estudio de la Geografía, creó la primera cátedra de Geografía Económica de Colombia cuando no existía ninguna asignatura en este campo disciplinar. Pronto ingresó a trabajar, a través de Antonio Ordóñez, Contralor General de la República, en la elaboración de las Geografías Económicas de los departamentos de Colombia y  posteriormente, participó en el primer Censo de los recursos naturales de Colombia, que dirigía el  destacado científico Enrique Pérez Arbeláez.

Luego se vinculó al Ministerio de Agricultura, donde se produjo el encuentro con Joaquín Molano Campuzano y Jaime Forero Valdés, cuya consecuencia fue la fundación de la Universidad Jorge Tadeo Lozano. Pulgar Vidal fue su Director General de Estudios hasta 1958 cuando regresó a Perú. Su relación posterior con la Universidad fue intermitente, mantuvo correspondencia con algunos directivos de la Universidad e incluso en 1961, en un corto viaje a Colombia, presentó varios proyectos.

Antes del exilio, Javier Pulgar Vidal era reconocido en Perú como un importante geógrafo, docente, humanista y activista político. Había editado un estudio sobre las ocho regiones naturales del Perú, que mereció el reconocimiento de sus colegas. Entre 1943 y 1944 trabajó como geógrafo analista en The National Planning Association, en Washington D.C., perfeccionando su técnica de investigación geográfica partiendo del análisis integral de áreas. Para entonces se perfilaba como uno de los personajes destacados del partido aprista. Su cercanía se evidenció en la relación que tuvo con Manuel Seoane, el segundo en la dirigencia aprista, quien en 1946 había sido testigo en su boda con Margarita Biber Poillevard. Por su parte, Luis Alberto Sánchez, otro destacado dirigente, era rector de la Universidad de San Marcos, institución en la que Pulgar Vidal trabajaba y en la cual creó el Instituto de Geografía.

Fue destacable el papel que jugó Javier Pulgar Vidal en el ambiente político. A propósito, la Sra. Margarita Biber recordaba que las cartas que escribía Haya de la Torre, conocido dirigente político y fundador del APRA, cuyo asilo en la Embajada de Colombia en Lima durante cinco años tuvo amplia trascendencia:

“…llegaban al Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia por medio de la valija diplomática; luego la cancillería entregaba la mayor parte de ellos a Pulgar Vidal para su posterior distribución. De esta manera Javier se encargó durante varios años de hacer llegar las cartas a su destino final...”

Además, los artículos de Haya de la Torre escritos durante su asilo se publicaron con la firma del Javier Pulgar Vidal, pues no podían figurar con un seudónimo, por lo que “debía emplearse el nombre de una persona que gozara de prestigio intelectual.

Estas circunstancias vividas por Pulgar Vidal no vendrían al caso si no fuera porque incidió directamente en la concepción ideológica de la UTadeo. El primer escudo de la Universidad, con mínimas modificaciones era ni más ni menos que el escudo del APRA.

Pulgar Vidal tuvo además de una preparación académica, una profunda formación ideológica, cuyos principios se reflejaron ampliamente en el diseño de los programas de las primeras facultades y, especialmente, en su nombre: ‘Facultad Indoamericana de Recursos Naturales’, a la que se le infundió una proyección americanista. En este mismo orden de ideas, fue probable que su trabajo en el Ministerio haya surgido no sólo la idea de la Universidad, sino una honda y fecunda afinidad intelectual con el brillante científico colombiano Joaquín Molano Campuzano, precursor de la Limnología y de la conciencia ambiental tanto en Colombia como en América Latina.A su regreso a Perú, en 1958 se reincorporó a la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y un años después creó la cátedra de Recuperación de Recursos Naturales. En 1960, gracias al diseño y gestión que realizó, y con el apoyo económico de las comunidades de Junín, Pasco, Huánuco y Huancavelica fundó la Universidad Comunal del Centro del Perú, con doce facultades inéditas, siendo elegido su primer Rector, creando además, filiales en diferentes regiones del país.  En 1961, el gobierno nacionaliza la Universidad, sin reconocer a sus fundadores sus derechos ni la inversión que habían realizado.

Años después, durante la década de los años 80 cuando el APRA consiguió llegar al poder en el Perú, Pulgar Vidal fue designado embajador extraordinario y plenipotenciario del Perú en Colombia entre los años 1986-1988, año en que la Universidad le hizo un sincero homenaje. Por pedido expreso del Presidente de Colombia, Virgilio Barco Vargas, fue nuevamente embajador de 1989 a 1990. En 1995 Pulgar Vidal fundó la Universidad Alas Peruanas (Lima, Perú), siendo rector en esta casa de estudios en el periodo de 1996 al 2000.

Pulgar Vidal fue un gran maestro del medio académico del Perú y llegó a gozar de mucho prestigio por su labor intelectual, fue autor de más de cincuenta publicaciones sobre temas de carácter científico. En reconocimiento a su amplia trayectoria,  en su país se refieren a él como el Amauta, que en lengua quechua significa ‘maestro’ o ‘sabio’. Además, de varios premios, en el año 2011 al conmemorarse los 100 años de su nacimiento, el gobierno del Perú emitió un sello postal con su figura.