Covid 19: Un problema de salud pública con un grave impacto medioambiental | Universidad de Bogotá Jorge Tadeo Lozano

Covid 19: Un problema de salud pública con un grave impacto medioambiental

Covid 19: Un problema de salud pública con un grave impacto medioambiental

Destacadas
Covid 19: Un problema de salud pública con un grave impacto medioambiental
Viernes, Noviembre 26, 2021
Compartir en
A pesar de que el tapabocas sigue siendo necesario para enfrentar la pandemia hay que ser conscientes de su desecho, pues sumado a los demás elementos desechables de bioseguridad utilizados para enfrentar el covid 19, la crisis ambiental que se puede generar debido al alto contenido de plástico de este elemento fundamental está al acecho, así lo señala el profesor de la Especialización en Gerencia Financiera de Utadeo en su reporte semanal del avance del Covid.
Imagen: El Colombiano

No hay rincón del planeta sin consecuencias de toda índole derivadas de la pandemia, situación que obligó a la gente a llevar tapabocas, elemento que nos protege a nosotros mismos y a los demás de un posible contagio; y es que los millones y millones de elementos que se han usado terminarán en los vertederos de basura y en océanos causando un grave problema ambiental debido a su alto contenido en plástico, situación que no da píe a que dejemos de un lado su uso; y es que recientemente la televisión alemana, Deutsche Welle, presentó un reportaje donde indica que un alto porcentaje del plástico generado para la producción de los elementos de bioseguridad terminará como se indicó en los mares y centros de recolección de residuos. ¿Qué hacer entonces? desechar estos elementos correctamente y no tirarlos en el campo, en las calles, en los ríos, en los mares, en fin, en cualquier lugar no apropiado para disponer de residuos.

La apariencia de los tapabocas es como si fuera de papel al palpar el tejido de la superficie, pero su interior está compuesto al menos de 50% de plástico, el resto es celulosa o papel y la mitad no es biodegradable, y luego están las tirantas de las orejas 100% plástico, y es que ni el clip sobre la nariz es de metal, también es de plástico, en resumen el 70% del tapabocas es de plástico y no es biodegradable; y debido a que el tapabocas contiene gérmenes, no solo de coronavirus, no se considera como elemento de reciclaje y para su desintegración necesitan de un tratamiento térmico en un proceso de incineración que países muy desarrollados como Alemania implementan para generar energía y producir electricidad y calor; así debería ser, pero en la gran mayoría de países los residuos de basura son llevados a vertederos sin disposición adecuada, sino arrastrada a los ríos y vías fluviales; es por eso que la ciencia trabaja en materiales alternativos como la celulosa biodegradable de bambú, pero esto tomará tiempo. Es por lo anterior que debemos disponer del tapabocas en forma adecuada y no simplemente tirarlo en nuestro entorno, las autoridades deben realizar una disposición adecuada y ordenada, en Colombia la disposición de elementos de bioseguridad en todo el sector de salud, centros de estética, y sitios generadores de patógenos se hace en  forma normalizada, pero el tapabocas y otros elementos de bioseguridad ya se usan en todo espacio laboral y residencial, ¿Cómo estarán actuando nuestras autoridades sanitarias al respecto?

De todas formas, eliminar la práctica del uso del tapabocas por ahora no es negociable, y más cuando el coronavirus cada día presenta aristas que complican la situación, como es el caso de una nueva variante descubierta en Sudáfrica de la que se sabe poco y al parecer tiene un elevado número de mutaciones, presenta una rápida propagación entre los jóvenes, y pone al planeta en alerta como hace dos años cuando por la misma época surgió el mal con el que hoy convivimos, y es tal la situación que a cierre del 26 de noviembre todos los mercados financieros asiáticos terminaron con números en rojo, el mercado asiático del petróleo se desplomó, sufrieron un golpe los bancos, las empresas del sector turístico y de materias primas, y teniendo presente las diferencias horarias del planeta, para inicio del mismo 26 de noviembre el mercado financiero europeo y el de los Estados Unidos inició a la baja; también la situación ha provocado el cierre de fronteras de varios países con Sudáfrica e incluso la Organización Mundial de la Salud (OMS) desarrolló una reunión para medir la peligrosidad de la nueva mutación, que ha sido denominada B.1.1529, concluyendo una vez más que la porción de la humanidad que aún no cuenta con al menos una dosis de la vacuna, está facilitando al virus la generación de variantes, cuantas más personas no vacunadas haya, más oportunidades tendrá el virus de multiplicarse, cuando lo hace, muta y desencadena una mutación variante que es aún más grave en el futuro, la mayoría de los cambios no significan nada para el virus y algunos pueden debilitarlo, pero, a veces, un virus desarrolla una mutación aleatoria que le da una ventaja: mejor transmisibilidad, o una replicación más eficiente, o la capacidad de infectar una gran diversidad de personas conocidas como huéspedes.

Recordemos que durante la semana, en nuestro país se dio el anuncio de la dosis de refuerzo para todos los esquemas Iniciales del Plan Nacional de Vacunación, así que estemos atentos a nuestra obligación que aunque es de libre decisión debemos considerarla una obligación de responsabilidad por nuestra salud individual y social; demos una vista rápida a las cifras del Covid 19 cercano a 2 años de la aparición del brote en Wuhan y por los más de 600 días de circulación en nuestro país.

Nuestro País el 25 de noviembre presentó 2.644 nuevos casos positivos, con respecto al 18 de noviembre (Ventana Epidemiológica 7 días) fueron 17.232 nuevos casos y en la ventana de 14 días (11 de noviembre) fueron 33.634 casos; se llega a un acumulado de 5’057.897 casos y esta cifra nos ubica en el puesto 12 del escalafón mundial de ocurrencia.

Como activos se conservan 14.122 pacientes, se han recuperado 4’897.986 personas y la tasa de letalidad para el día del corte de este artículo fallecieron 54 personas, para alcanzar un acumulado de 128.290 muertes (Puesto Global 11); con un Plan de Vacunación que ha tenido un buen ritmo, se han aplicado al 24 de noviembre 54’982.453 dosis, de las cuales 23’968.195 corresponden a la segunda dosis o dosis única con la que se mide la inmunidad que va en el 49.20% (Referente a la Proyección Dane desde los 3 años para 2021), durante la semana desde el Ministerio de Salud se indicó que cuando se alcance el 85% de cubrimiento será derogada la medida del uso del tapabocas; hay que tener presente que ya se reguló la implementación de la dosis de refuerzo para todos los grupos establecidos en el Plan Nacional de Vacunación, a corte del 24 de noviembre a estas dosis ya han aplicado 990.427 personas; es de anotar que el sector empresarial aporta a la cifra global de vacunación aplicada 1’377.876 dosis, de acuerdo con el portal Timetoheard que mide la eficiencia logística de la vacunación a nivel mundial, indica que nuestro país en 44 días alcanzará la inmunidad de rebaño.

Brevemente algunos indicadores epidemiológicos que marcan el ritmo de la situación: El Número de reproducción efectivo promedio de 14 días medido el 11 de noviembre, 18 de noviembre y 25 de noviembre muestra una estabilidad 1.07/1.02/1.02, recordemos que por ejemplo una cifra de 1.02 indica que cada caso positivo puede infectar a 1.02 personas; el desarrollo de pruebas diario PCR que en gran medida aporta al indicador anterior se encuentra estable y bajó en la ventana 21/14/7/actual,  siendo de 0.11%/0.16%/0.11% y 0.14% el 25 de noviembre, en cifras enteras se tiene el desarrollo de 17’501.090 pruebas ocupando la posición global 25.

Acerca de la Tasa de Ocupación de las Unidades de Cuidado Intensivo, esta ha permanecido estable, el Ministerio de Salud registra que de una asignación de 11.060 camas se encuentra disponible el 43.6% (4.820 camas), se aprecia un deterioro de la disponibilidad de camas UCI en varias capitales departamentales a saber: Arauca, Barranquilla, Bucaramanga, Cali, Cartagena, Cúcuta, Medellín, Montería, Tunja, Valledupar, Yopal y nuestra capital Bogotá.

Con relación a Bogotá, en esta se llegó a 1’461.359 casos positivos, 1’426.101 casos recuperados, 2.721 personas activas con el virus y desafortunadamente han fallecido 27.721 personas; si se mira la ventana epidemiológica, el día de corte del artículo se detectaron 273 casos positivos y en los 21/14 y 7 días anteriores fueron 5.622/3.960 y 2.060 casos respectivamente; la misma ventana epidemiológica, pero para la letalidad indica que desde el 4 de noviembre se presentaron 47 muertes, desde el 11 de noviembre 33, desde el 7 de noviembre 11 y el día de corte solo una muerte.

En cuanto a las Unidades de Cuidado Intensivo, punto de mayor atención en caso de una aceleración en gravedad de la situación, el Observatorio de Salud de Bogotá indica que de 564 camas asignadas se encuentran disponibles 305; respecto a la vacunación, a 24 de noviembre en la capital se han aplicado 10’068.751 dosis, de las cuales 4’338.615 corresponden al esquema total y que equivale a una inmunidad respecto a la proyección DANE de población del 58%, y con dosis de refuerzo cuentan ya 232.134 personas.

En conclusión, el virus sigue más activo que nunca, acorde a lo indicado desde la Organización Mundial de la Salud, desde todas las autoridades médicas y  desde la academia, toda persona no vacunada es una  potencial fuente de infección, y esto colabora con la dinámica del coronavirus a modificarse o autoextinguirse; hoy el mundo está como hace dos años, con la amenaza de una variante que inquieta a todos incluido el sector financiero, olvidémonos de miedos fruto de la conversación sin fundamento que se da al interior de grupos sociales, pensemos en que la salud es el bien más preciado a su vez invaluable, y que una alteración de la salud nos afecta a todos. Ya viene la Navidad, quizás pueda disfrutarse sin las estrictas  restricciones del 2020, pero la cautela debe primar sobre todo, no sobra insistir en que el uso del tapabocas es la única medida incluso sobre la vacuna que nos protege de esta adversidad que nos tocó vivir. 

Reconocimiento personería jurídica: Resolución 2613 del 14 de agosto de 1959 Minjusticia.

Institución de Educación Superior sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional.