Hip hop, el arte que 'iluminó' al tadeísta José Luis Cuesta

Hip hop, el arte que 'iluminó' al tadeísta José Luis Cuesta

Destacadas
Hip hop, el arte que 'iluminó' al tadeísta José Luis Cuesta
Martes, Marzo 20, 2018
Compartir en
Fotografías: Alejandra Zapata - Oficina de comunicación
Su pasión por el arte urbano inició hace doce años. Lo que en principio fue un hobbie se convirtió en un movimiento que no solo transformó su vida sino también la de varios tadeístas. Este año, Cuesta fue el ganador en las categorías hip hop y house en el Block Party que se celebró en Guadalajara.

José Luis Cuesta ama, respira y vive la cultura del hip hop. Esa, por lo menos, ha sido la consigna de los últimos doce años de carrera artística y profesional de este diseñador gráfico tadeísta y profesor del Centro de Arte y Cultura de Utadeo. Aunque recuerda que desde pequeño amaba la lírica y los elementos propios de la cultura urbana, solo fue hasta el 2007, cuando podría decirse que el hip hop tocó a su puerta y le “salvó la vida”.

Y no es una exageración. Para Cuesta el hip hop iluminó su camino en una época difícil académica y personalmente. Se encontraba en quinto semestre de Diseño Gráfico y sus notas no eran las mejores. Sumado a ello, atravesaba por una crisis de identidad profunda, ante el rechazo de ciertos sectores de la sociedad. Como si fuera poco, una de sus mayores pasiones y sueños, el basquetbol, se había desvanecido por cuenta de una lesión que lo alejó de las canchas.

Fue una época difícil porque estaba estancado con la carrera, pero en el momento que comencé a bailar, todo se iluminó. Todos mis diseños se volvieron hacia la cultura. Todo era danza, música e ilustración hacia mis raíces. Me fui encontrando con mi identidad étnica porque sentía que estaba muy perdido. Así que la danza y la música me llevaron a empoderarme de estos principios, esquemas étnicos y culturales”, sostiene Cuesta, quien hoy no solo ha orientado a cuatro generaciones de tadeístas en el mundo del arte urbano, sino que también es profesor en la Universidad Javeriana y, desde hace cinco años, tiene su propia academia, llamada Soul Beat Fam, que se encuentra ubicada en el barrio Santa Isabel.

Así fue como llegó al Centro de Arte y Cultura, primero tan solo como una solicitud de un espacio físico para entrenar y practicar la danza. Luego, un año después, en el 2008, el hobbie se convertiría en todo un movimiento dentro de Utadeo, que en ese año fue adoptado y apoyado por esta dependencia al reconocerlo como una clase. 

Rápidamente, Cuesta comprendió que el hip hop era mucho más que la danza, así que comenzó a investigar sobre el trasfondo cultural y político de esta manifestación artística: “Eso me llevó a las calles del Bronx, y de allí a las calles de Los Ángeles, y luego a África. Toda la investigación ha sido un proceso sobre la música, desde el tambor en el funk y el soul hasta llegar al hip hop”, agrega el tadeísta, quien se autocalifica como un profesor ‘cuchilla’, en la medida que busca primero cultivar la mente de sus estudiantes con asignaturas como historia y teoría del hip hop e investigación, antes que la preparación física para la danza.

Sin duda, la mayor enseñanza que le ha dejado el hip hop a Cuestas es que si se pueden resolver los problemas en el baile, también se pueden solucionar en cualquier aspecto de la vida cotidiana: “Tengo muchos estudiantes que atraviesan problemas personales, económicos y existenciales muy complejos. Al entrar conmigo, el proceso es duro porque yo primero fortalezco sus mentes y luego el cuerpo. Los pongo a pensar si realmente quieren hacer esto y por qué lo desean hacer”. 

Cuesta es un sinónimo de lucha y disciplina, de exigirse al máximo e incluso sacrificar la familia y su economía para lograr los sueños, virtudes que lo han llevado a ser reconocido como uno de los mejores exponentes del Street Dance en la ciudad. Uno de sus más recientes logros fue ocupar el primer puesto en el Block Party que se celebró en Guadalajara este año, en las categorías de hip hop y house. El tadeísta tuvo que competir con cerca de 120 y 80 participantes, respectivamente, provenientes de México, Holanda, Venezuela y Estados Unidos. 

Sin embargo, lo más significativo para él, es que en esta edición se encontraban los creadores de las rutinas de Street Dance, un verdadero motivo de orgullo en el que, advierte, pudo sacarse la ‘espinita’ del Latino Funk Battle de monterrey que se celebró el año pasado, donde ganó en la categoría hip hop pero quedó en la segunda posición en la de house: “Aún estoy anonadado. Llevo doce años en el proceso, investigando y haciendo free style, ocupando los primeros puestos en competencias intermedias pero no de este nivel”.

 

Trouble Makers fue ganador de los Premios Utadeo 2017, en la categoría de Mejor grupo de gestión cultural

Cuatro generaciones de tadeístas impactadas por el hip hop

Como profesor de hip hop, Cuesta sabe que la disciplina adquirida en el basquetbol, deporte en el que alcanzó a estar en la Liga de Bogotá, debe replicarse en el escenario al momento de danzar. Reconoce que el hip hop no es un proceso fácil pues debe quererse, sin olvidarse de los compromisos académicos pero sí de las banalidades y las excusas que se encuentran en el camino: “Muchos entran por conocer mujeres o porque allí están sus amigos, pero duran muy poco allí. Los que están actualmente se mantienen porque desean llevar su conocimiento a otro nivel y siguen un proceso por fuera de la Universidad”.

Identidades Ocultas (Idocu) fue la primera generación de tadeístas que formó. Con ellos asistió a festivales como Dunkan Dance Fest, el Festival Distrital de Artes, Vida Alterna, Vibraciones Urbanas y Hip Hop International, las dos últimas ocupando las primera posiciones.

Por su parte, la segunda generación se llamó D42. Con este grupo obtuvo el primer lugar del Hip hop International en dos oportunidades. Con la tercera generación, llamada D Rukis, aunque no participaron en competencias internacionales, fue un proceso de formación que duró aproximadamente dos años.

Actualmente, y desde hace dos años, Cuesta trabaja con el grupo Trubble Makers, la cuarta generación de tadeístas, grupo con el que ha retomado la senda competitiva a nivel universitario. Sin embargo, uno de los recuerdos que atesorará para siempre con este grupo data de noviembre del año pasado, cuando recibieron el Premio Utadeo a Mejor grupo de gestión cultural.

Ahora, este tadeísta extiende una invitación a todos los estudiantes que, como él, decidieron escoger el hip hop como su estilo de vida. La cita es todos los miércoles y viernes de 9 a 11 de la mañana, en la Casa Republicana de Utadeo. Allí aprenderán a incursionar en el mundo del hip hop. Y si ya cuentan con experiencia en el tema, Cuesta los espera los lunes de 10 de la mañana a 1 de la tarde y los miércoles y viernes de 11 de la mañana a una de la tarde, horarios en los que se lleva a cabo el curso avanzado.

Reconocimiento personería jurídica: Resolución 2613 del 14 de agosto de 1959 Minjusticia.

Institución de Educación Superior sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Nacional.