"Silencio", columna de opinión de José Fernando Isaza en El Espectador

Utadeo en los Medios
"Silencio", columna de opinión de José Fernando Isaza en El Espectador
Compartir en
Jueves, Abril 20, 2017
Profesores
Fotografía: Oficina de Comunicación

La más reciente columna de opinión del consejero y ex rector de Utadeo, José Fernando Isaza, giró en torno a los actos de tortura a la que se vio sometida la misión evangelizadora Jesuita en Japón hacia el año 1637, en el régimen de Pol Pot, hechos que describe la novela de Shusaku Endo, titulada “silencio”, y que Martín Scorsese trae a la pantalla grande en la recién estrenada película que lleva este mismo nombre.

Isaza recuerda que para ese entonces, el cristianismo no tuvo el mismo éxito que logró en América, debido a que el apoyo de los ejércitos conquistadores generó que a sangre y fuego se destruyeran las civilizaciones precolombinas, mientras que las torturas, como la del pozo, a las que fueron sometidos los cristianos respondían a la amenaza que el budismo como filosofía y modo de vida percibía en su alianza con el poder en el país asiático: “Muestra de la perversidad a que pueden llegar los regímenes fundamentalistas, así sean estos de derecha o de izquierda. La intolerancia casi siempre se asocia con una religión o una deformación de esta”, destaca el columnista. 

El filme de Scorsese cuestiona el silencio de Dios ante el sufrimiento de sus fieles, a lo que Isaza, citando al teólogo católico Hans Kung, explica que Dios no evitó estos horrores, porque él es infinitamente bondadoso pero no infinitamente poderoso.

Pese a ello, el autor abre el debate acerca de qué sucedería si para esa fecha el budismo hubiese llevado una misión evangelizadora a Europa. Para Isaza es claro que les habría ido peor que a los jesuitas, debido a que la Santa Inquisición practicaba asesinatos, torturaba y enviaba a la cárcel a todo aquel que profesaba una religión diferente a la romana, cobrando la vida de cerca de 30.000 personas, aunque muchos dicen que la cifra se elevaría al cuarto de millón.

Apoyado en la visión heliocentrista de Galileo frente a las acciones que la iglesia donde los llamados herejes eran quemados en la hoguera, Isaza finaliza diciendo que: “No debe creerse que Josué detuvo el sol en Gabaón para que se prolongara el día para realizar una buena acción. Lo hizo para poder aniquilar cinco pueblos cuyo delito era defender su tierra de la invasión del pueblo elegido de Dios”.

Lea la columna completa, haciendo clic aquí.

Consulte la versión impresa de la columna, en el siguiente vínculo. 

Reconocimiento personería jurídica: Resolución 2613 del 14 de agosto de 1959 Minjusticia.

Institución de Educación Superior sujeta a inspección y vigilancia por el Ministerio de Educación Superior.